Columnistas

Un Papa libre

¿Aguantará la Iglesia tradicionalista, acomodada, dogmática, clerical a un Papa tan libre?

00:10 / 02 de octubre de 2013

Lo ha dicho con todas las letras el papa Francisco, que cada día parece menos papa: “Yo creo en Dios, pero no en un Dios católico. No existe un Dios católico. Existe Dios, mi Padre”. Lo dijo en la entrevista al escritor y periodista italiano no creyente Eugenio Scalffari. Le dijo además que: “Cuando me encuentro frente a un clerical, me dan ganas de hacerme anticlerical”. Lo dice el Papa de los católicos. Y también: “El proselitismo es una gran estupidez. No tiene sentido, lo que hay que hacer es conocerse y escucharse”. Y sigue sorprendiendo: “Le he dicho que la Iglesia no se ocupa de política”. Así de redondo.

Scalffari no deja escapar la provocación del Papa y le recuerda que la Iglesia “ha hecho siempre política”. Y Francisco no se vuelve atrás: “La Iglesia no irá más allá de la difusión de sus valores”. Hasta al Papa le ha parecido haberse pasado y puntualiza: “Por lo menos no lo hará mientras yo esté aquí”. El periodista italiano vuelve a la carga y le pregunta si cree que la Iglesia ha sido siempre así, si es verdad que no se interesó de política. Y de nuevo, Francisco es sincero y valiente: “No lo ha sido casi nunca. Con mucha frecuencia la Iglesia, como institución, ha estado dominada por la temporalidad y muchos de sus miembros y altos exponentes católicos aún hoy piensan así”.

Scalffari afirma que se sintió sorprendido cuando descolgó el teléfono y al otro lado era el Papa el que lo convidaba a ir a conversar con él. Cualquiera, no sólo católico o cristiano, sino agnóstico como Scalffari, no puede dejar de sorprenderse sobre todo con las afirmaciones de Francisco, francas, radicales, nunca escuchadas en la boca de un Papa en siglos, capaz de decir que “no existe un Dios católico”, ni “cree en él”. ¿Qué Papa es éste?

En la entrevista, él mismo se retrata cuando tras decir que su santo preferido es Francisco de Asís, más incluso que San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, orden a la que pertenece, lo describe como si estuviera haciendo su propia fotografía: “San Francisco es grande porque es todo: un hombre que quiere hacer cosas (…) itinerante y misionero. Es poeta y místico. Constató sobre sí mismo el mal y salió de él. Ama la naturaleza, los animales, el hilo de hierba del prado y los pájaros que vuelan en el cielo, pero sobre todo ama a las personas, a los niños, a los ancianos y a las mujeres”.

¿Aguantará la Iglesia tradicionalista, acomodada, dogmática, clerical a un Papa tan libre, sin pelos en la lengua, sin diplomacias, que dice que a muchos teólogos los condenaron sus antecesores pero que son “creyentes con una gran carga de humanidad”? De verdad: ¿qué Papa es éste? ¿Qué nuevas sorpresas puede esperar la Iglesia de Francisco que asegura que con él la Iglesia no hará política, ni proselitismo, ni será ya clerical?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia