Columnistas

Paradojas de la redistribución forzada

Para cerrar las brechas económicas con los vecinos no bastan un par de años de mejor desempeño

La Razón (Edición Impresa) / Horst Grebe López

00:03 / 11 de octubre de 2015

El panorama internacional se ha ensombrecido con la crisis migratoria que se despliega en Europa y el recrudecimiento de la guerra en Siria. Se suma a esto el profundo cambio de tendencias en la economía mundial. El desplome de las cotizaciones internacionales de las materias primas y la severa reducción de la tasa de crecimiento de China traen consigo repercusiones de alcance global. No debe extrañar, por tanto, que la mayor parte de los organismos multilaterales corrijan a la baja sus previsiones sobre el desempeño de las diferentes zonas económicas del mundo.

En el caso de América del Sur, la más reciente estimación de la CEPAL establece una contracción del crecimiento del orden del 1,3% para 2015 y del 0,1% para 2016. Dicho comportamiento se atribuye a la situación imperante en Venezuela y Brasil, que por razones diferentes enfrentan intensas caídas de su ritmo de crecimiento, influyendo de manera determinante en el promedio de la región y, lo que es más grave, en el desempeño real y las perspectivas para los próximos años de las demás economías sudamericanas.

Es verdad, como sostienen las autoridades financieras del país, que Bolivia registra un comportamiento excepcional en comparación con los países sudamericanos. Las cifras de la CEPAL atribuyen al país en efecto un crecimiento del 4,4% en 2015 y en 2016, uno superior al de todos los demás países sudamericanos. Otros organismos multilaterales publican cifras algo menores, como es el caso del Fondo Monetario, que pronostica en su informe más reciente para Bolivia un crecimiento del 4,1% para 2015 y 3,5% para 2016.

Ocurre sin embargo que con tales cifras no correspondería el pago del doble aguinaldo en este año. Las autoridades nacionales se han apurado en sostener que se mantiene la cifra oficial de crecimiento previsto para la presente gestión próxima al 5%, garantizando que habrá pago del doble aguinaldo. Si las cosas fueran como deben, uno tendría que atenerse a las cifras oficiales del país, puesto que los organismos regionales y multilaterales no cuentan con mediciones propias ni con un registro completo de cuentas nacionales para sus estimaciones; utilizan modelos macroeconómicos alimentados con las cifras suministradas por los países.

Lo razonable, entonces, sería esperar hasta fin de año para conocer la tasa verificada de crecimiento anual. Podría darse el caso de que no se sostengan las previsiones oficiales en vista de las repercusiones de la crisis que afecta a nuestros principales socios comerciales.

En ausencia de cambios en la política económica que apunten de verdad a reforzar el crecimiento económico general, un enfriamiento no sería improbable. El aumento de la presión fiscal efectiva sobre los contribuyentes medianos y pequeños, la ausencia de medidas para contrarrestar la competencia de las importaciones abaratadas por el tipo de cambio fijo, el aumento del contrabando y la negativa a considerar una flexibilización en materia del doble aguinaldo alientan la sospecha de que la sensatez económica podría estar siendo doblegada por la presión política. La paradoja estribaría en un menor crecimiento del anticipado a comienzos del año, ocasionado precisamente por la insistencia en la redistribución clientelística.

En los últimos años el país ha registrado tasas de crecimiento superiores a las de la mayoría de los países sudamericanos, pero nuestro PIB por habitante sigue siendo el más bajo de la región. Para cerrar las brechas económicas con los vecinos no bastan un par de años de mejor desempeño nuestro, sino décadas de crecimiento sostenido por encima del promedio de la región. Eso requiere transformaciones profundas en la estructura productiva del país, orientadas por una estrategia económica de largo aliento e instrumentadas con flexibilidad según las condiciones concretas de cada coyuntura en el futuro.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia