Columnistas

Paralelo 38

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Corea fue loteada por las potencias vencedoras

La Razón / Pablo Rossell Arce

00:00 / 10 de abril de 2013

Para quienes no estén familiarizados, el título de esta columna hace referencia al nombre de la ubicación geográfica de la frontera definida para las dos Coreas a mediados del siglo pasado. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Corea (que para entonces era una nación unitaria y había sido ocupada por los japoneses) fue literalmente loteada por las potencias vencedoras: el norte para la Unión Soviética y el sur para los EEUU. ¿Al norte de qué? ¿Al sur de dónde? pues del famoso paralelo 38.

Para 1950, Corea del Norte traspasó militarmente la línea del paralelo 38, con la intención de desalojar las fuerzas militares estadounidenses de la península, con apoyo material de la Rusia de Stalin y la China de Mao. Mao no quería permitirse el lujo de tener al ejército norteamericano tan cerca de su país. Luego de tres años, en los que ninguna de las partes obtuvo una victoria contundente, se declaró un armisticio (que no un tratado de paz), estableciendo la frontera en una línea oblicua alrededor del paralelo 38. Dicha frontera nunca estuvo totalmente exenta de tensiones ni agresiones pero, en el largo plazo, se mantuvo estable… hasta ahora. El más reciente (y el más agresivo) aviso de guerra, viene luego de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución con sanciones más duras para Corea del Norte, como castigo por sus recientes pruebas nucleares.

Lo notable de todo es que China apoyó la moción de sanciones en contra de su tradicional aliado, apoyo que le costó a los EEUU semanas de negociación, lo cual indica claramente que su alianza no tiene nada de incondicional. Los chinos no están especialmente entusiastas con el despliegue militar de Corea del Norte ni con sus alardes de tecnología nuclear. Estabilidad política es lo que más necesita la economía china en este momento... (la economía mundial, podríamos decir, pero en particular la economía china).

Luego viene la pregunta: ¿Es realmente una guerra entre las dos Coreas posible? Técnicamente, sí. Pero, ¿con qué objetivo? Desde el punto de vista de Corea del Norte, es posible que el desarrollo de su maquinaria de guerra haya logrado un avance interesante, pero es poco probable que pueda enfrentarse a una alianza de Corea del Sur y EEUU sin el apoyo decidido de China, apoyo que, evidentemente no es de la calidad que haga posible tal desenlace. Algunas alternativas de explicación para la aparentemente irracional iniciativa de Kim Jong-un tienen que ver con su situación como nuevo líder (un líder heredero, por cierto, al estilo dinástico) de un país que hoy por hoy es visto como una estampa viviente del anacronismo de la guerra fría. Kim necesita autoafirmarse, pues. Y para ello, bien puede ser útil una amenaza por demás creíble de guerra, para que tanto los aliados como los enemigos sepan que no pueden prescindir de Corea del Norte. Así, llama poderosamente la atención y tal vez consiga ventajas en otros ámbitos (comercio, cooperación, etc.).

Desconocemos los asuntos de la política interna de Corea del Norte, así que a simple título de conjetura, podemos también sospechar que la reciente amenaza de guerra sea también una reafirmación de los círculos más conservadores del entorno de Kim, que desean dar la señal (en este caso, al interior del país) de que la renovación del liderazgo no necesariamente vendrá con una mayor apertura ni en lo político ni en lo económico. Sirve también para cohesionar a su pueblo alrededor de su figura. Mi apuesta: no hay guerra en el horizonte, salvo error de cálculo.

NdE. El 4 de abril, el texto de la columna de Pablo Rossell llevó el mismo título que el de ahora; sin embargo, en esa ocasión el artículo versaba sobre otro asunto: impuestos; error que hoy enmendamos. Pedimos disculpas a nuestros lectores por esta equivocación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia