Columnistas

Paredes de cristal

La cuarta enmienda ha sido ampliamente violada por una determinación arbitraria y antidemocrática

La Razón / Jaime Iturri

00:57 / 12 de julio de 2013

En 1921 el escritor ruso Yevgeni Zamiatin terminó de escribir su novela Nosotros, pero ésta sólo pudo ser publicada a finales del siglo pasado. Hubo sí una traducción francesa que circuló por el mundo. La obra recrea un mundo autoritario donde el poder maneja, vigila y castiga, y donde hasta las paredes de los edificios deben ser de cristal para que se pueda ver todo lo que los individuos hacen. Zamiatin estuvo preso durante el zarismo y luego durante el reinado del stalinismo. O sea que de autoritarismo sabía un montón.

A finales de los años 40, el británico George Orwell leyó Nosotros y se puso a escribir 1984, la que debe ser la novela más citada hoy en círculos donde se comenta el masivo espionaje denunciado por Edward Snowden, exagente de la Agencia Nacional  de Seguridad (NAS) de EEUU.

En ella aparece el Gran Hermano, el supertecnológico espía que todo lo vigila, que todo lo sabe, que demuestra a todos los habitantes que el poder es el valor supremo, absoluto, único; y que en aras de él, se debe sacrificar cualquier “libertad”, en palabras de uno de los miembros del comité de dirigentes, O’Brien.

Orwell denunció los excesos del stalinismo, y sus obras Rebelión en la granja y Homenaje a Cataluña defienden claramente a Trotsky. Mientras que 1984 estaba pensada para denunciar a la degeneración de la revolución bolchevique y al fascismo. Y sin embargo, ¿quién hubiera pensado que la lucha de Winston Smith y los suyos se daría en el seno mismo de la sociedad constructora de la democracia moderna occidental?

Los padres de la patria de Estados Unidos deben estar revolviéndose en sus tumbas. La cuarta enmienda ha sido ampliamente violada por una determinación autoritaria, arbitraria y antidemocrática.

Edward Snowden, en cumplimiento de la Constitución de Estados Unidos, tenía el deber de denunciar estos actos ilegales, y así lo hizo. De paso mostró que los servicios de Inteligencia europeos trabajan en otros registros y sin consultar a los poderes políticos. Además de la nada grata noticia para los gobiernos de la OTAN de que su principal aliado al oeste del Atlántico les miraba hasta las cartas de amor.

Las manifestaciones en Estados Unidos son legión, pero, atención, estamos viviendo sólo el principio. El tema impajaritablemente irá a la Corte Suprema estadounidense. Si ella falla que el espionaje masivo es ilegal, habrá mantenido el pilar de la democracia norteamericana. De lo contrario, el daño sería superior a la voladura de las dos torres gemelas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia