Columnistas

Pastoreando gatos

El problema no es que los académicos se crean muy inteligentes, sino que se lo tomen muy a pecho

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado *

01:19 / 03 de junio de 2017

Si tu esposa te pide o, con mayor propiedad, te instruye que lleves a pasear al perro, con un poco de buen humor, cumplir con esta tarea puede ser divertido; pero si te dice que saques a pasear al gato, ahí la cosa se complica.

Los académicos de las universidades generalmente se creen muy inteligentes. Lo cual es cierto en gran medida, pero el problema no es que se crean inteligentes, sino que se lo tomen muy a pecho; por lo cual intentar dirigirlos es una tarea tanto o más complicada que pastorear una manada de gatos. Estos colegas viven en las denominadas ciudades universitarias sobre las cuales trataremos en las siguientes líneas.

La ciudad universitaria, al igual que cualquier otra ciudad, tiene varios barrios donde viven distintas tribus urbanas. El barrio más exclusivo, aquel en el que viven los respingones, está conformado por quienes se dedican a la ciencia: físicos, matemáticos, químicos, economistas y filósofos. Es un barrio amurallado que en el dintel de su entrada tiene parafraseada la frase de la Academia de Platón: “Aquí no entra nadie que no sepa pensar”.

Caminando hacia el downtown está el barrio de los que hacen las cosas y de quienes también las hacen funcionar, se denominan en general ingenieros. El avance tecnológico les ha servido para que ahora también consideren que hacen ciencia y son entusiastas defensores del modelo de aprender haciendo.

Para ingresar a su barrio exigen como visa el vencer un test de matemática o, para ser preciso, de cálculo. También allí viven los médicos y odontólogos que se dieron por usar MD al final de su nombre, lo que significa medio dioses, porque la D sola está reservada para los economistas.

El Soho de la ciudad es el barrio bohemio donde viven los abogados, sociólogos y los cientistas (sic) políticos. Es un ambiente altamente romántico, porque allí nunca podrá encontrarse una explicación de lo que es, sino muchas disquisiciones sobre lo que debería ser. Quien desee ingresar a este barrio debe jurar que la matemática ensombrece el análisis y que la realidad no puede expresarse con números y modelos. Poco más allá está Greenvich Village, barrio pintoresco donde conviven psicólogos, arquitectos, comunicadores y administradores de empresas. Es una gente muy agradable que normalmente cree tener doble conocimiento, los arquitectos como ingenieros civiles, los psicólogos como médicos psiquiatras, los comunicadores como literatos y los administradores de empresas y contadores que se creen economistas.

Por último, los arrabales albergan a los diseñadores, modistas, estilistas y gastrónomos.

* es economista y Vicerrector de la Universidad Católica Boliviana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia