Columnistas

Pax en Palestina

Deben ser condiciones previas todas las ya aceptadas por la Autoridad Palestina

La Razón / Emilio Menéndez del Valle

00:30 / 02 de enero de 2013

Que Jaled Meshal, el máximo dirigente de Hamás, haya viajado desde el exilio a Gaza y enardecido a decenas de miles de palestinos llamando a la desaparición del Estado judío, supone el fracaso de la política israelí. Que en el mitin hubiera delegaciones de Catar, Turquía, Egipto, Malasia y Bahréin, hace el fracaso más dramático. Que Meshal niegue la legitimidad del Israel legalmente constituido por la ONU en 1947, afirme que Palestina comprende todo el territorio histórico anterior a 1947 y no sólo el actualmente ocupado por Israel y que ello movilice a centenares de miles de palestinos, dentro y fuera de Gaza, es responsabilidad de Israel.

La ocupación de Cisjordania desde 1987 y la persistente política de construcción de colonias judías (algunas verdaderas ciudades) enquistadas en ella, política implantada tanto por gobiernos de derecha como de izquierda, han conducido a que el supuesto Estado palestino que debería haber surgido de un proceso de paz no se vislumbre por parte alguna.

De ahí que el recientemente reconocido por la ONU a título de observador no pase de ser un Estado virtual, que según el diccionario es algo “que no es efectivo o real, aunque tiene todas las posibilidades de serlo”. Pero las represalias israelíes tras esa decisión onusiana hacen que calificarlo de virtual, sea mucho decir. Porque esas represalias impiden, aunque hubiera voluntad política, la creación de un Estado palestino viable.

Desde el asesinato del primer ministro israelí, Isaac Rabin, artífice de los Acuerdos de Oslo, ninguno de los sucesores ha perseguido verdaderamente la paz. Yigal Amir, el fanático que acabó con la vida de Rabin, paradójicamente cercenó las vías de avanzar hacia ella.

En 2010, en un ejercicio de cinismo y con ocasión del enésimo intento (nueva farsa) de “relanzar el proceso de paz”, Netanyahu dijo a Obama en la Casa Blanca que le “sería muy difícil detener la construcción de asentamientos”.

La única esperanza —si se desea evitar que el “virus Jaled Meshal” contagie a la totalidad de los palestinos, a Israel, a la región y a la propia Europa— es que Obama imponga un genuino e inmediato proceso de paz que transforme el ya casi inexistente Estado virtual palestino en un Estado viable independiente. Habrá que emprender negociaciones, no como las que propugnaba Hillary Clinton en 2010, quien mantenía que debían ser “sin condiciones previas”. Deben ser con condiciones previas, todas ellas ya aceptadas por la Autoridad Nacional Palestina (Abbas), pero no por Israel, que debe detener de inmediato toda expansión colonial y aceptar la revisión de algunas decisiones en este campo. Personalmente habría preferido una pax europea, pero a falta de la misma, aún con tristeza, bienvenida sea la pax americana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia