Columnistas

La Paz, ciudad con identidad centrada

El sentido de centralidad de la ciudad de La Paz se está convirtiendo en su verdugo 

La Razón / Patricia Vargas

00:53 / 12 de julio de 2012

El presente efímero de los últimos años es aprovechado por las ciudades para proyectarlas a un futuro expectante. Sin embargo, algunas urbes latinoamericanas que tuvieron un crecimiento desmedido en las últimas décadas deben enfrentar realidades preocupantes. Por este motivo, lo planeado para mediano plazo parece comenzar a funcionar en la actualidad. Lo lamentable es que estos nuevos tiempos denominados como “tabla rasa” desplazan toda utopía. La reaparición del fantasma de lo nuevo (como sucedió en la modernidad) comienza a motivar la desaparición (esencialmente por intereses particulares y económicos) de obras relevantes y exitosas que “hoy ya pertenecen a las ciudades”.

La Paz en el siglo XX tuvo importantes inversiones y fue impulsada a grandes cambios, logrando su transformación urbana. Ello acompañado de nuevas edificaciones que poco a poco fueron construyendo su imagen actual. Su nacimiento como ciudad centrada en la Colonia aún se conserva. Si bien este sector de la urbe ha disfrutado de grandes proyectos; su sentido de centralidad se está convirtiendo en su verdugo. Cabe recordar que en ese “núcleo gestor paceño”, las temporalidades están preservadas esencialmente en sus edificios. Lo relevante es cómo la presencia del pasado en el presente es una polifonía del tiempo reflejado en representaciones, que destacan las distintas etapas que vivió el país, la ciudad y por ende la sociedad.

En los últimos años se han elaborado muchos proyectos en busca de su modernización. Para ese fin se ha sacrificado, por ejemplo, a la plaza de San Francisco en toda su esencia, como se describe en otro artículo. Con todo ello, hoy el centro urbano paceño denota que el pasado se está convirtiendo en demasiado pequeño ya no sólo para habitarlo, sino para compartirlo. Para unos significa una apoteosis convulsiva hacia la modernización, y para otros (aun a costa de su deterioro), la necesidad de aprovechar la concurrencia para idear formas de subsistencia. Esto sin olvidar a quienes han perdido el horizonte de lo que significa la protesta democrática, convirtiéndose en una ansiedad colectiva su existencia.

¿Pero, qué hacer con una ciudad con identidad centrada? Su futuro, a nuestro entender, es liberarla del aprisionamiento del centro tradicional. Esa conversión, le permitirá a la ciudad de La Paz que los absolutos dejen de ser obstáculos. ¿Y cómo lograr aquello? Solamente creando nuevos “lugares fuerza” (como cualquier centro urbano) donde el espacio público reciba parte de la administración del Estado y organice su dinámica dentro de su delimitación, obviamente enmarcada en una directriz general. Así, la flexibilidad del mañana disolverá realidades duras de solucionar, como es el caso del ansia de las vendedoras minoristas de ubicarse en el centro mismo paceño, o el transporte público que busca ingresar tangencialmente al mismo. Y otras realidades difíciles de ser enfrentadas frontalmente. De esa manera, esta urbe conseguirá características de la ciudad contemporánea, enlazadas, por ejemplo, al espacio de dispersión, vivacidad o sosiego. Cabe remarcar que La Paz todavía no cuenta con ese algo, urbano o arquitectónico, que haya definido un antes y un después el presente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia