Columnistas

Pelota de cristal

Ahora que el circo  del balompié terminó, empieza el político, con una cartelera hasta octubre

La Razón (Edición Impresa) / A fuego lento - Édgar Arandia

02:00 / 13 de julio de 2014

Hablando en oro, no tengo ánimos para humoradas. Hace dos semanas escribí sobre mi amigo palestino Mehmed, su esposa y sus hijos triturados por los bombardeos israelís, como alertando sobre lo que se venía. Muchos bolivianos estamos indignados por este nuevo genocidio contra un pueblo que se enfrenta al Ejército de Israel, guardián de los hidrocarburos para las trasnacionales imperialistas.

Sin embargo, la vida sigue por estos lados, y ahora que el circo del balompié terminó, empieza el político, con una cartelera programada hasta octubre, fecha en la que los bolivianos tendremos a nuestro campeón. Las especulaciones deportivas de los aficionados sobre sus favoritos es una práctica común, similar a la que acontece a la hora de frotar la pelota de cristal para avizorar el futuro político inmediato de nuestro Estado Plurinacional.

El laboratorio electoral del MAS designó a sus alfiles, damas y peones, escogiendo cuidadosamente (en algunos casos) y arriesgando votos en otros, con candidatos que, como apela un título de una telenovela, pueden decir: “Mi pasado me condena”. Una de las designaciones más resistidas por la ciudadanía paceña es la del dirigente del trasporte público Franklin Durán, paradójicamente imposibilitado para conducir por haber sido detenido en reiteradas oportunidades por manejar en estado de ebriedad.

¡Qué tal! Ahora está en la franja de seguridad como primer diputado por La Paz. Este ciudadano fue el artífice de bloqueos y amenazas a los ciudadanos de a pie, con sus constantes paros, convirtiendo el ya difícil desplazamiento urbano en un infierno. Además, sus vericuetos y acercamientos a partidos neoliberales lo convierte en un personaje poco confiable para la ciudadanía, factor que puede poner en riesgo la aprobación ciudadana paceña a este deleznable candidato. Mi compadre Teo me anticipó que empezará una campaña en su contra.

Para Cochabamba, mi amigo Ramón Rocha aparece como candidato a primer senador. Rocha no es novato en estas lides, ya fue viceministro de Cultura durante el gobierno de Banzer, y su prestigio como escritor es un plus que puede cepillarle las asperezas del piso que ahora le tocará recorrer. René Joaquino era un candidato cantado como primer senador por Potosí. Ideológicamente siempre estuvo cerca del partido oficialista. Otra candidatura a una diputación nominal que hizo fruncir varios seños orientales fue la de Carlos Subirana, otrora furibundo autonomista anticolla y de una encendida verborrea regional. Muchos militantes masistas expresaron su descontento ante esta decisión, e iniciaron un éxodo hacia otros campamentos partidarios de la oposición. Está clara la estrategia y se trata de desarticular a la oposición cruceña, que en los últimos años no tuvo la capacidad de mantener el favor de grupos sociales que le hubieran permitido aumentar su caudal de voto. Así, el MAS intenta superar la barrera del 30% de votos obtenidos en Santa Cruz en anteriores elecciones.

La oposición, sin un programa alternativo, no logró finalmente su ansiado frente aglutinador. Su principal candidato, Samuel Doria Medina, que se inventó un remedo de primarias, fracasó estruendosamente. Sus aliados de la izquierda fi fi, como le gusta llamar a mi compadre Teo a ese grupo de José Antonio Quiroga, pecaron de ingenuos y niñitos bien, jugando con el niño rico y soberbio que se llevó su pelota a otra cancha y listo. Doria Medina cedió una candidatura a favor de su único indígena, Rafael Quispe, y lo nominó a la primera diputación por La Paz.

A su vez Juan del Granado tuvo que emigrar con su música a otro teatro a incendiar su polvorín por última vez, acompañado de su candidata fashion Gil. La tiene muy difícil y su carta más importante es Fabián Yaksic, por una senaduría en La Paz; después está en la nebulosa de un tiempo incierto. Seguramente el talante egipcio de la exsenadora de Convergencia Nacional (CN) Eva Gonzales y el apronte vacuno de Norma Piérola, ambas de la oposición, reflejan el desconcierto y la desazón de sus desafortunados intentos de alianzas que tenían un solo propósito: derrocar al indio.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia