Columnistas

Pequeños feudos en el Gobierno

La Razón / Con la punta de la aguja - Julieta Paredes Carvajal

01:31 / 24 de marzo de 2013

Los ministerios, viceministerios, direcciones y demás espacios gubernamentales de poder no pueden repetir las formas feudales de ejercer el cargo público. Se supone que, dentro de la propuesta de un Estado descolonizado, estos cargos deben ser espacios de servicio público. Por lo tanto, las autoridades son y deberían ser servidores públicos. De ninguna manera podemos concebir estos puestos como un pequeño feudo para administrar según el capricho de cada quien.

Los lectores deben estar preguntándose a quién me estoy refiriendo; y aunque hay varios ejemplos de esta práctica, en este caso quiero hacer especial referencia a la Ministra de Justicia, porque no quiere escuchar, y es necesario denunciarlo. Después de una serie de actitudes soberbias, como las de manifestar que a ella nadie debe decirle qué está haciendo mal (críticas que surgen de quienes son parte del mismo Gobierno), la última noticia es que desde su despacho se está organizando una cumbre de mujeres.

Al respecto, primero cabe señalar que esta señora no tiene la más mínima idea de lo que son las luchas que hace años llevamos adelante las feministas y las mujeres. Fruto de esas luchas hemos logrado la capacidad organizativa que, hasta ahora, nos ha permitido convocar a tres cumbres. Todas ellas obra de las propias mujeres, a través de una organización propia que el Gobierno puede y debe apoyar. Sin embargo, en ningún caso y de ninguna manera puede la Ministra de Justicia organizar una cumbre de mujeres. Quienes formamos parte de alguna organización femenina no somos funcionarias del Ministerio de Justicia, somos parte del pueblo organizado, y nos hemos organizado para apoyar este proceso de cambio, que es nuestro, y también para criticar vehemente si las cosas están mal. Se trata de una tarea revolucionaria.

Resulta ahora que para el Gobierno las mujeres somos un temita entre tantos otros que tiene que resolver. ¡No compañeros! Las mujeres somos la mitad de todo. Así dice el marco conceptual del Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades. No obstante, todavía algunos compañeros y compañeras del Gobierno piensan que las mujeres somos un mini sector. Consecuencia de ello es el mini espacio en la estructura administrativa del Gobierno para ese sector; por eso el mínimo lugar que ocupa el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades en la estructura del Ministerio de Justicia.

Desde las organizaciones sociales visualizamos un grave retroceso dentro de las políticas públicas en lo que corresponde a la Ministra de Justicia, porque hoy primero coordina y prioriza a las ONG; por ejemplo para organizar la mencionada cumbre donde se confunden las organizaciones gubernamentales con las organizaciones sociales. Me pregunto de dónde viene la ministra. ¿Será que viene de las ONG? No tiene idea de cómo se han planteado los marcos conceptuales del plan y los aportes teórico-políticos “superadores” del neoliberalismo y su tecnocracia de género.

Las ONG responden a un sueldo y a un proyecto de la cooperación internacional, las organizaciones sociales somos activistas y respondemos a las necesidades de nuestro sector y de nuestras comunidades, somos el pueblo auto organizado. Las ONG son tecnocracia al servicio de proyectos que trabajan en función de políticas públicas, cómplices del sistema; si hay ONG que no son así, entonces éstas no se sentirán aludidas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia