Columnistas

Plaza Murillo

La ciudad, aparte de los edificios, es un constructo histórico de complejos entramados sociales

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez *

00:26 / 17 de enero de 2017

Inspirado por un político hindú esbozo un concepto: “No se transforma la historia urbana con solo cambiar edificios, porque construir es apenas una actividad económica y trascender en la historia es otra cosa muy diferente”. Para trascender, debes percibir que la ciudad, aparte de los edificios, es un constructo histórico de complejos entramados sociales, de memorias tenaces y de múltiples imaginarios espontáneos. Para ser más claro describiré este concepto con un ejemplo idóneo: la plaza Murillo.

En 1558 el alarife Gutiérrez Paniagua trazó nuestra plaza principal. Desde entonces, y a lo largo de cuatro siglos, este espacio urbano fue testigo de innumerables sucesos: revoluciones, colgamientos, asonadas, golpes, inmolaciones, cercos y otros que cambiaron el devenir de la política boliviana y también su forma. La plaza, que comenzó como un descampado, pasó a la imagen actual: ajardinada y arbolada en clásico estilo republicano. Su ícono central era el dios Neptuno, escultura que fue reemplazada a principios del siglo XX por la de Murillo, obra de un italiano. Su denominación también cambió con el tiempo. De Plaza Mayor a plaza 16 de Julio y después a plaza Murillo. De igual manera sus edificios fueron variando: de cárcel a gobernación, de convento a Parlamento, de iglesia a catedral y de rústicas casas a importantes casonas con comercios y cinematógrafo.

Como se colige, en esa plaza, como en la ciudad, se gestan múltiples transformaciones y permanencias, mutaciones y persistencias que forman el espíritu pluricultural de esta ciudad: la paceñidad. Esta alma urbana es un imaginario potente, impermeable a influencias coyunturales, y es el ajayu mayor por excelencia. Al ver las dos moles que actualmente están en construcción en la plaza, me indigno y declaro desde esa paceñidad: “no se transforma la historia urbana con solo cambiar edificios”. Y pregunto: ¿se olvidaron del ajayu mayor?

Pero aquella plaza jamás fue mezquina y ofrece oportunidades. Sus casas patrimoniales se caen en tus narices. ¿Por qué no se reivindican un poco con la paceñidad y conservan dos inmuebles representativos: el recientemente colapsado y colindante a la Asamblea Plurinacional y la bella casona Agramont frente a la Cancillería? Con la celeridad para promover un espectáculo tuerca, dispongan fondos para expropiar, restaurar, integrar y ocupar adecuadamente ambos inmuebles. Háganlo como ustedes dicen: “a la velocidad Dakar”.

Si los restauran, los “ojos del mundo” verán que, aparte de multitudes cariñosas con miles de banderitas, en esta ciudad existen otras prácticas culturales que generan autoestima de verdad. Autoestima de la profunda y no la cacareada por la verborrea mediática.

* es arquitecto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia