Columnistas

Política alemana y cambio climático

La protección del medio ambiente es un tema transversal en los proyectos de  la cooperación alemana

La Razón (Edición Impresa) / Peter Linder

02:50 / 05 de julio de 2014

Del 23 al 29 de junio de 2014 Alemania se concentró en los “Días de Acción para la Sostenibilidad”, una actividad iniciada por el Consejo Alemán de Desarrollo Sostenible que tiene lugar cada año. Este Consejo tiene la tarea de generar aportes para la ejecución de la estrategia nacional de sostenibilidad, entendida como un asunto que tiene que ver con el comportamiento de cada ciudadano en su vida diaria. En este contexto, la embajada alemana en La Paz emitió mensajes en su página web relacionados con la utilización sostenible de los recursos en favor de usar bolsas reutilizables en vez de bolsas de plástico.

En la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Río de Janeiro en 1992, los Estados se comprometieron con el modelo del desarrollo sostenible. Desde entonces las condiciones climáticas cambiaron extremadamente, y hoy en día queda claro que para lograr este desarrollo sostenible la lucha contra el cambio climático es una tarea clave. En este sentido, en este año se llevan a cabo varios eventos internacionales como el “Diálogo de Petersberg sobre el Clima”, un foro para el diálogo político de alto nivel que tendrá lugar en Berlín en julio, en el que participará Bolivia; la “Cumbre del Clima” de las Naciones Unidas, que se celebrará en Nueva York en septiembre; y la Conferencia de las Partes (COP) 20 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, planificada para Lima en diciembre.

Estos encuentros sirven para preparar la COP 21, que será en París en diciembre de 2015, cuyo objetivo es conseguir un convenio amplio y válido como marco legal sobre la protección del clima en que todos los Estados se comprometen a cumplir medidas de reducción de sus emisiones de CO2. La aprobación de una agenda post-Kioto vinculante será clave para enfrentar la lucha contra el cambio climático.

Para llegar a este consenso global será necesario que todos los países trabajen conjuntamente en pos de lograr las metas para la protección del medio ambiente y del clima.

Es muy positivo que últimamente en este proceso algunos países —hasta hace poco reticentes— se desvelan por el asunto de una manera más constructiva. En este contexto Bolivia juega un rol muy activo en las negociaciones de cambio climático como defensor de la Madre Tierra y del Vivir Bien, y también en función de la presidencia exitosa del G77+China. Confío mucho en nuestra cooperación valiosa con Bolivia en atención a las COP en Lima (2014) y en París (2015). Juntamente con nuestros socios de la Unión Europea, esperamos que las negociaciones de la agenda post-Kioto en 2015 sean exitosas.

En la política alemana, la protección del medio ambiente y del clima es importante a nivel interno y externo. En el marco del desarrollo sostenible, la lucha contra el cambio climático debe ser enfocada en la transformación social y económica no solamente en Alemania, sino en todo el mundo. El concepto alemán pretende conectar inteligentemente las medidas y condiciones acordadas a nivel internacional en el Acta de Kyoto con iniciativas concretas de transición a nivel nacional. El compromiso del Gobierno alemán está enfocado en la transición global hacia sistemas económicos de poca emisión de CO2, en la protección de bosques y en el financiamiento para apoyar acciones climáticas de protección.

El mecanismo europeo de Comercio de Derechos de Emisión y la “ecotasa” alemana son solamente dos componentes en la política de protección del clima, que deberían ser complementados con esfuerzos adicionales en el aumento de la eficiencia energética y el desarrollo de mucho más potencial en energías renovables. Una de las metas ambiciosas que nos hemos puesto en Alemania es la reducción de nuestras emisiones de CO2 en un 40% hasta 2020. La mayor contribución para alcanzar esta meta vendrá de la implementación del histórico proyecto Energie wende, que significa una transformación profunda de los sistemas de generación y distribución de energía hacia el uso mayoritario de las energías renovables. Con esta iniciativa, Alemania contribuye efectivamente a la reducción de emisiones de gases invernaderos y demuestra su credibilidad.

Otra contribución es la protección de bosques, un pilar importante en la política alemana de protección del clima. Por su parte, Bolivia ha propuesto un mecanismo de mitigación y adaptación concentrado en el manejo integral y sostenible de los bosques. En este marco es esencial analizar y luchar, juntamente con el sector privado y la sociedad civil, contra las causas originales de la deforestación para concienciar y para que esta política sea eficiente en todos los niveles del país.

Los mecanismos de financiamiento internacionales son importantes para que la comunidad internacional de los Estados pueda enfrentarse al cambio climático. En este marco existen instrumentos exitosos que fueron iniciados por Alemania como la “Iniciativa Internacional de la Protección del Clima” y el “Fondo de Colaboración Global para el Clima”. Abogamos por que el Fondo Verde para el Clima comience a funcionar y sea capitalizado a buen paso.

El Gobierno alemán dispone de aproximadamente 2.700 millones de dólares  para la mitigación y la adaptación al cambio climático cada año. De esta manera  asume su responsabilidad a nivel internacional y es uno de los mayores donantes a nivel mundial para esta temática. En Bolivia, desde 1962, Alemania coopera con el Estado en sus objetivos de promover un desarrollo sostenible. El apoyo se centra en contribuir a la reducción de la pobreza, a la seguridad alimentaria, al crecimiento económico y a la protección del medio ambiente y el clima, promoviendo una buena gobernanza y el respeto a la democracia y los derechos humanos. El intercambio y el diálogo con Bolivia son sumamente importantes para crear comprensión mutua y aproximación en las ideas.

A través de la combinación de la cooperación financiera y técnica, Alemania tiene un enfoque especialmente eficiente y abarcador para apoyar soluciones sostenibles en la protección del medio ambiente en nuestros países socios. Últimamente hemos ampliado el fundamento de nuestro compromiso: la protección del medio ambiente es, según nuestro estándar, tema transversal en los proyectos de la cooperación. En Bolivia el énfasis está sobre todo en las áreas prioritarias de desarrollo agropecuario sustentable y agua potable y saneamiento.

Para Alemania es importante vincular la protección del medio ambiente y del clima con el desarrollo económico, tanto a nivel nacional e internacional como en el marco de la cooperación con nuestros países socios como Bolivia. Es fundamental tomar decisiones sobre políticas de medio ambiente y de energía que se abran a la tecnología y que muestren éxitos económicos para el Estado, la región, los municipios y las empresas estatales o privadas. El caso de Alemania muestra claramente que una transición económicamente saludable hacia una economía en favor del clima no solo es posible, sino que además tiene el potencial de generar beneficios económicos adicionales a través de procesos innovadores. El crecimiento económico y la protección del medio ambiente y del clima no son excluyentes, son más bien dos aspectos que pueden complementarse y fomentarse mutuamente.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia