Columnistas

Política fiscal en tiempos de crisis

Fijar un límite al gasto no corrige los sesgos deficitarios, para ello hacen falta nuevos ingresos.

La Razón (Edición Impresa) / Omar Rilver Velasco Portillo

00:47 / 30 de junio de 2016

Luego de un periodo prolongado de superávits, las cuentas públicas se tornaron de nuevo deficitarias. En 2015, el balance del sector público no financiero registró una tasa negativa de -6,6% respecto del PIB y en 2014 lo hizo en -3,4%. Las reacciones no se dejaron esperar y este resultado ha tenido diferentes interpretaciones. Para los gurús de la derecha, es la prueba indiscutible que terminó el superciclo de las materias primas y con ello, la bonanza económica; y así, como cuando se recibe al Año Nuevo Aymara, levantan las manos dando la bienvenida a la crisis. Para los detractores de la participación del Estado en la economía, es el resultado de una mala gestión fiscal y el inicio de un periodo de sobreendeudamiento. Como síntesis recomiendan abandonar cualquier intento de crecimiento basado en gasto fiscal que genere más deuda. ¿Son realmente ciertas estas afirmaciones? ¿Los déficits son tan malos como lo plantean? Entonces, ¿cómo evitarlos?

En la tradición ortodoxa, para evitar déficits fiscales se sugiere poner límites al gasto público por medio de las denominadas reglas fiscales. Sin embargo, los propios países que han diseñado estas reglas también las han incumplido en este último periodo. Hoy se discute ampliar los márgenes negativos para dar más juego de cintura a los gobiernos como en Colombia y Paraguay. Es por eso que fijar un límite al gasto en sí mismo no corrige los sesgos deficitarios, sino la generación de nuevos ingresos.

El déficit fiscal de 2015 no fue un fenómeno exclusivo de Bolivia. Según la CEPAL, el deterioro de las cuentas públicas fue generalizado. En 11 de los 19 países latinoamericanos se incrementó el déficit fiscal, con porcentajes elevados particularmente en Argentina, Brasil y Venezuela. Los balances negativos llevaron a los países a realizar ajustes drásticos e impopulares. En 2015 el gasto fiscal disminuyó en 12 de los 19 países, postergándose proyectos de inversión, disminuyendo prestaciones sociales y reduciendo pensiones de jubilaciones, entre otros. Pero los ajustes más dolorosos se dieron en la partida de ingresos. Por ejemplo, en Brasil y Venezuela subieron las contribuciones sobre las ganancias, y en Ecuador y Uruguay elevaron el impuesto a la renta, por mencionar los casos más relevantes. En Bolivia, muy en contraste, la caída del precio del petróleo no comprometió ni al gasto social ni de inversión pública, y tampoco se crearon nuevas medidas impositivas como en otros países.

La explicación es bastante simple. Entre 2006 y 2013 las cuentas fiscales ahorraron en promedio 1,7% del PIB; en cambio, nuestros vecinos registraron déficits fiscales (-2,4% en promedio) con contadas excepciones como Perú y Chile. Son justamente estos dos últimos países que junto con Bolivia subieron el gasto de inversión en 2015 en lugar de reducirlo. Estos recursos están siendo utilizados para suavizar la reversión del ciclo de precios sin necesidad de afectar los bolsillos de la población.

Recortes al presupuesto, como sugieren algunos economistas del ámbito local, afectarían negativamente al crecimiento económico, tornando a esta política en procíclica. En cambio, un mayor gasto en inversión estimula el crecimiento y contrarresta el debilitamiento del sector externo, ya que esta medida va en contrasentido del ciclo de precios.

Es verdad que el déficit fiscal también podría tener implicaciones en la deuda cuando éste se registra de manera consecutiva durante varias gestiones, pero la deuda no es mala en sí misma si se destina a inversión. En tal sentido, se espera que los nuevos proyectos productivos estatales van a generar más ingresos fiscales, manteniendo el ritmo de crecimiento de la economía boliviana y sin exacerbar la deuda. En resumidas cuentas, un déficit fiscal es más que una cifra estadística a la que se puede tildar de mala, depende cómo se financia y para qué se gasta. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia