Columnistas

Potasio, fertilizantes e incertidumbre

 Aprovechar una coyuntura de mercado es, a veces, tan o más importante que tener un buen yacimiento

La Razón / Dionisio J. Garzón M.

00:48 / 30 de diciembre de 2011

Entre las noticias más importantes sobre industrialización de la gestión que culmina destaca,  por la relación casi obligada con nuestro país, un megaproyecto denominado Complejo de Minería Industrial de Potasio Río Colorado, ubicado en Malargue, en la provincia argentina de Mendoza. Una inversión de casi $us 6 billones  pretende viabilizar la puesta en marcha de la mina, de las plantas industriales, la construcción de un ferrocarril de acceso, un puerto en Bahía Blanca y la infraestructura energética con gas no convencional. El proyecto pretende producir 4 millones de toneladas anuales de fertilizantes potásicos. Se han invertido a la fecha más de $us 500 millones y se tienen definidas las empresas Odebrecht, Camargo Corréa y Andrade Gutiérrez para la construcción de las obras civiles.

¿Por qué me refiero a esta noticia? Todos estamos pendientes de nuestro proyecto estrella en el salar de Uyuni, uno de cuyos componentes principales es la industrialización de las sales de potasio para su uso en fertilizantes cuyo mercado natural debiera ser el occidente y sur de Brasil. Con el lento avance de las tareas e investigaciones a la fecha, es posible que cuando lleguemos a producir la primera tonelada de fertilizantes, el mercado casi obligado estará repleto de fertilizantes argentinos. Brasil no tiene aún yacimientos de potasio en salares ni en roca, y la empresa que está involucrada en el proyecto argentino es la gigante brasileña Vale do Río Doce. Esta empresa tiene también un proyecto de potasio en Bayobar, departamento de Piura, en el Perú, que pretende producir 250.000 toneladas anuales de fertilizantes potásicos y tiene además una explotación de fosfatos en roca, otro de los materiales indispensables para la industria de fertilizantes. La intención de esta empresa de satisfacer las necesidades del mercado interno de su país es muy clara. Estos emprendimientos industriales debieran llamarnos a reflexionar sobre lo que estamos haciendo en Uyuni, las posibilidades de mercados alternos y el destino que tendrán nuestros esfuerzos.

En esta columna apuntaba que: en los negocios mineros e industriales, el aprovechar una coyuntura de mercado, de precios o de tecnología es, a veces, tan importante o más que tener un buen yacimiento. Nuestra historia está repleta de ejemplos de pérdida de oportunidades de mercado que han relegado al país a la periferia de los negocios mineros. Si queremos dejar atrás este comportamiento, volver a ser un importante productor minero, industrializar nuestros minerales y tener peso internacional, las buenas intenciones de la actual administración debieran acompañarse de una adecuada planificación de los tiempos en que los emprendimientos en los que estamos comprometidos debieran producir resultados.

El pequeño mercado interno nuestro para este rubro y los costos adicionales si queremos llegar a mercados de ultramar disminuirán dramáticamente la rentabilidad de nuestro proyecto industrial. Empezando un nuevo año sería tiempo de un cambio de actitud, un poco de pragmatismo y de planificación ayudaría a la actual administración a dar un golpe de timón que pueda viabilizar éste y otros emprendimientos industriales.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia