Columnistas

Preguntas herejes

No recuerdo un proceso electoral en el que prime el esclarecimiento de las cosas

La Razón (Edición Impresa) / Eduardo Nogales

02:14 / 18 de septiembre de 2014

No recuerdo, desde el retorno a la democracia en 1983, un proceso electoral en el que prime el esclarecimiento de las cosas. Acaso lo que en su momento se discutía como cuestión de fondo no era más que la repetición de los dogmas, a consecuencia de un país ideologizado en extremo, toda vez que, por el carácter de los fundamentalismos de la modernidad (liberal o colectiva), en la aldea se escuchaba no más que un eco mortecino.

Una campaña electoral, en cualquier tiempo, por su naturaleza, no es la oportunidad en la que prime la cuestión fundamental y la distinción de las teorías y la praxis del argumento filosófico ideológico contemporáneo. Peor si somos una sociedad que carece aún de los impulsos estructurales para  pensar, producir conocimiento y crear.

En fin, si el énfasis de una campaña electoral es la postura del desnudamiento, dado que el escenario real de la contienda es el espectáculo insaciable de los medios de información masiva, hagamos de esto un desnudamiento útil de la memoria para conocer no los ribetes intelectuales de los contendientes, sino su extrañeza oculta.

He aquí que el periodismo debe esmerar el intelecto y sacar la punta al lápiz. Preguntar, por ejemplo, con un juicio patriótico, la cuestión de la reivindicación marítima que es, en verdad, con la que durante más de 150 años los aspirantes al poder y los que ejercieron el mismo perpetraron sus compromisos ocultos, destruyendo, de hecho, la nación, dado que la oligarquía chilena estableció un quintacolumnismo dentro del poder de Bolivia para favorecer sus impulsos criminales de conquista.

A saber: 1) ¿Señor Tuto Quiroga, qué gusto le halló, o qué pensaba el momento cuando usted fue testigo en Washington (en diciembre de 2001) de la firma del memorándum entre Sempra Energy y Pacific LNG en el que le daban a Bolivia seis meses de plazo para concretar el acuerdo secreto con Chile para la exportación del gas, y solícito guardaba usted el bolígrafo con el que firmaron los empresarios, según el libro Una Misión. Las Trampas de la relación chileno boliviana (2004) del diplomático chileno Pérez Yoma?

2) ¿Según ese libro, por qué insistió en secreto antes y tras el acuerdo que usted logró el 14 de junio de 2002 con los representantes de su gobierno Carlos Iturralde, Fernando Messmer y Edgar Camacho y la diplomacia de la oligarquía chilena el acuerdo de un comodato de 600 hectáreas en Arica por 50 años,  donde se instalase una planta millonaria de licuefacción del gas natural y la producción industrial del mismo más sus derivados, bajo la normativa chilena, quedando, de hecho, en territorio del enemigo el lugar real de la exportación del gas boliviano, con todas las consecuencias de la estrategia chilena del chantaje que sigue en pos de avanzar hacia las riquezas del altiplano central de Bolivia, cuya evidencia se encuentra en el uso infame de las aguas del Silala (1907) y el desvío del río Lauca (1962)?

3) ¿No conocía usted la reiterada pragmática liberal inaugurada por Daniel Sánchez Bustamante con su memorándum de 1910, en el que Bolivia renunciaba a sus costas legítimas y prefería colocarse a la “vanguardia de Chile” al  solicitar Tacna o Arica al gobierno mapocho, siendo esos territorios una irrenunciable aspiración peruana, y consolidar, de ese modo, la pérdida del territorio boliviano de Atacama? ¿Por si acaso, sabe de estas cosas, usted, señor candidato?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia