Columnistas

Prepararnos para el post La Haya

Bolivia debe trabajar intensamente para conseguir adecuada comprensión peruana

00:59 / 18 de abril de 2014

Con mucha fe en la justa causa boliviana, con la esperanza de encontrar justicia en la prestigiosa Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya y aupado por el conjunto de bolivianas y bolivianos que reafirmamos nuestro derecho a volver al mar, el presidente Evo Morales presentó el 15 de abril la memoria que sustenta la demanda boliviana planteada hace un año. Esta demanda, en su parte pertinente, pide a la CIJ “que falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia con el objeto de alcanzar un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso plenamente soberano al océano Pacífico”.

La demanda boliviana señala también que Chile debe cumplir su obligación de buena fe, en un plazo razonable y de manera efectiva. Por tanto, el mejor evento que espera Bolivia es que la Corte, luego de examinar nuestros fundamentos (por cierto abundantes desde que una serie de actos de fuerza nos impidiera el acceso al Pacífico), emita sentencia declarando precisamente que nuestro vecino país ha adquirido compromisos internacionales para reintegrarnos a nuestra cualidad marítima.   

El proceso continuará con la presentación, en febrero del próximo año, de la Contramemoria o respuesta de Chile; luego la CIJ fijará las fechas para la presentación de la réplica y de la dúplica, así se cerrará la fase escrita y se pasará a la fase oral caracterizada por exposiciones ante el pleno de la Corte en audiencias fijadas para dicho efecto. La sentencia podría conocerse en el segundo semestre de 2016.

Esto quiere decir que si asumimos, con moderado optimismo, que la Corte nos dará la razón (no veo cómo no pueda dárnosla teniendo en cuenta la fortaleza de una causa justa a todas luces), debemos prepararnos adecuadamente para enfrentar un proceso efectivo de negociación con Chile, algo que pudo darse de forma natural, a través del diálogo diplomático y de la discusión de posibilidades, pero que por razones que no es del caso anotar en esta oportunidad no se produjo. Los sucesivos gobiernos de Chile se caracterizaron siempre por su inflexibilidad respecto a Bolivia y una escasa comprensión al problema del enclaustramiento boliviano, provocado por Chile mismo en el siglo XIX.

La preparación para una negociación, a la que Chile no podría rehuir por mandato expreso de la Corte, requiere trazar una estrategia que potencie la postura boliviana de acceder con soberanía al Pacífico, por un espacio geográfico que la conecte con el territorio nacional (que no sea un mero enclave) y que ese acceso le permita tener puerto sobre el océano.

Ese sitio no puede ser otro que el sector norte de la ciudad de Arica, ya ofrecido incluso gráficamente en el proceso de negociación de Charaña y, por tanto, sujeto a la necesaria consulta con la República del Perú por mandato del Tratado de Lima de 1929.

Así que Bolivia debe trabajar intensamente para conseguir la adecuada comprensión peruana, de la que no tengo dudas que se materializará, pero que no llegará de forma automática, sino fruto de gestiones que no pueden postergarse.  También debe Bolivia reforzar su diplomacia ante estados que siempre han tenido opiniones valiosas respecto al enclaustramiento boliviano, solo indicativamente menciono a Brasil, Argentina, Ecuador, Colombia, Venezuela, Uruguay, Cuba, México, Panamá, Estados Unidos y otras potencias mundiales como Rusia, China y por supuesto la Unión Europea.  Bolivia no debe desaprovechar su presencia en foros internacionales para demandar el acompañamiento de la comunidad internacional en el futuro proceso de negociación.

Y, por supuesto, deben abrirse escenarios en Chile con el actual gobierno que preside Michelle Bachelet y también con políticos opositores que ejercen influencia en las decisiones de Estado. Y con los sectores sociales, con los empresarios, con el mundo de la cultura y las artes; en fin, con todos aquellos que de uno u otro modo, aún en voz baja, son conscientes de que la herida infringida a un pueblo hermano con los cañones del siglo XIX, el siglo decimonónico, solo podrá cerrarse con una actitud fraterna, integracionista, de paz y amistad verdaderas.   

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia