Columnistas

El Presidente de Ecuador en ritual andino

Las manifestaciones espirituales de los indígenas recién han comenzado a manifestarse públicamente

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona *

01:23 / 03 de junio de 2017

El nombre Lenín es bastante común en Ecuador. Sabemos que es el sobrenombre de Vladimir Ilich Ulianov, otrora político, teórico y revolucionario ruso y uno de los ideólogos de la revolución bolchevique de 1917. A pesar de este origen y su profundo arraigo en Ecuador, Lenín Moreno es único, por su condición de primer presidente con “discapacidad” o capacidad especial de Ecuador y de América Latina.

El acto central de la investidura de Moreno, celebrado el 24 de mayo, fue transmitido por varias cadenas internacionales; pero pocos medios de comunicación resaltaron su visita, al día siguiente, a Cochasquí, norte del Ecuador, donde se realizó una posesión ancestral de Moreno. A través de diferentes medios se puede apreciar el arribo del flamante Presidente de Ecuador y del Vicepresidente, Jorge Glas, acompañados por el mandatario boliviano, Evo Morales. Miles de personas provenientes de diferentes comunidades y nacionalidades indígenas se agruparon en Cochasquí; además de gente citadina ávida de participar en este tipo de ceremonias ancestrales.

En primer lugar se pudo apreciar una suerte de “purificación” del nuevo gabinete ministerial. Luego tuvo lugar el acto central, una colorida ceremonia andina y ancestral, que consistió en la entrega de un bastón de mando a Lenín Moreno como símbolo de que los pueblos indígenas de Ecuador (Fenocin) acompañan su propuesta. Durante este ritual, los pueblos originarios le dieron la bienvenida al nuevo mandatario ecuatoriano, y le pidieron mantener el espíritu de diálogo en su gobierno.

“A nuestro querido Presidente le estamos entregando el bastón de mando para que tenga visión, decisión y humildad”, dijo uno de los dirigentes de la ceremonia al recibir a Moreno en el parque incásico de Cochasquí, ubicado en la provincia del Pichincha. En medio de pétalos, frutas y maíz, el nuevo jefe de Estado fue purificado con incienso por parte de los taitas y mamas representantes de las 16 nacionalidades indígenas, entre ellas, la shuar, cañari, cofán, kichwa y la zápara.

“El poder no se regala, apenas es un encargo que uno tiene que llevar en las manos y en el corazón con la conciencia de servirlos (a los pobladores), de amarlos, de quererlos, de entenderlos, de sensibilizarse con todo aquello que para ustedes es importante y para nosotros mucho más todavía”, manifestó el presidente Moreno, luego de agradecer su respaldo en las pasadas elecciones a las nacionalidades indígenas. Evo Morales también felicitó al nuevo dignatario y le recordó la “importancia de la unidad para defender los procesos, nuestra revolución democrática, nuestra revolución ciudadana”.

A pesar del surgimiento de un vigoroso movimiento indígena, como la Confederación de Nacionalidades indígenas del Ecuador (Conaie), sus manifestaciones espirituales ancestrales recién comenzaron a manifestarse públicamente en los últimos años. De ahí la importancia de la presencia de Moreno, para reconocer y realzar esta otra espiritualidad ancestral. Wali suma amtawiniwa, ukhamaraki wali suma sarnaqawiniwa Machaqa irpiri Ecuador Markata, Lenin Moreno. ¡Jallalla Lenin!

* es aymara boliviano,  doctor en  Estudios  Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia