Columnistas

Satélites turísticos de carácter autóctono

Esta propuesta de renovación turística periférica no tiene por qué estar reñida con la modernidad.

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

23:44 / 24 de octubre de 2018

La Paz es una ciudad que cuenta con un importante número de áreas periféricas que si fuesen seleccionadas para ser explotadas para el turismo, lograrían resultados económicos atractivos gracias a intervenciones singulares que —sin ser pretenciosas— se centren en la renovación de ciertas áreas. Una especie de puntos estratégicos turísticos que atraigan al visitante con nuevas propuestas. Sobra decir aquí que muchos viajeros van tras lo rústico, artesanal y tradicional porque están cansados de las ciudades perfectas y por demás pulidas.

Es en ese sentido que resultaría interesante la creación de áreas llamativas por su densidad de evocaciones; por ejemplo, la presencia de una imagen que esté acompañada de música, artesanía, deliciosa comida, todas autóctonas, vale decir, un pequeño lugar pleno de atractivos culturales propios. Para tal efecto, se renovarían ciertos puntos de las laderas (sobre cuya necesidad de intervención escribimos hace ya varios años), empero esta vez con otro significado y dentro de una nueva realidad concebida con características simples. Sin duda, ésta sería una forma en que dichos lugares se convertirían en una fuente de ingresos para la población y representen otro tipo de atractivos para la urbe.

Empero, un problema inicial con el que habrá que lidiar es la falta de vías para llegar hasta esos centros turísticos, de ahí que un recurso al que La Paz puede acudir para subsanar esa situación son los teleféricos para la conexión con esos centros turísticos alejados. A ello se debe añadir la renovación de las pequeñas viviendas por lo menos perimetrales en sus cinco fachadas.

El desarrollo turístico de esos rincones o espacios de dimensiones menores debiera encaminarse no para que los extranjeros lleguen a espectar realidades de pobreza, sino para enfrentarse con irrupciones sorpresivas gracias a la exposición de sus expresiones y habilidades culturales propias. Esto sin dejar de observar que en esos lugares la gente habita dignamente.

Es evidente que cuando el turista viaja a cualquier parte va en busca no solo de nuevos sitios, sino de sensaciones desconocidas. En ese discurrir, están aquellos que se interesan más por los hoteles de cinco estrellas y su perímetro urbano, pero también los que se hallan pendientes de las expresiones culturales de los pueblos y los lugares donde éstos desarrollan sus vivencias.

Hasta aquí, no cabe duda de que el gran desafío es lograr atractivos cuya curiosidad por conocerlos atraiga, tanto al turismo nacional como internacional. Y es en ese camino que se inscribe la revitalización de las tradiciones autóctonas, que es un tesoro rico y digno de ser conocido.

Al proyectar esos pequeños “satélites turísticos de carácter autóctono”, el vigor de su creación no solo los cualificaría, sino que evocaría la esencia de la ciudadanía.

Para finalizar, es necesario remarcar que esta propuesta de renovación turística periférica no tiene por qué estar reñida con la modernidad y autenticidad que se persigue. La Paz es una ciudad que invita a las ideas y a la creación, y es ahí donde radica su fuerza. Luminidades que forman parte de su valor particular.

* Arquitecta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia