Columnistas

Prototipo del neoliberalismo

El narcotráfico ha hecho y sigue haciendo de ese lugar uno de sus territorios favoritos

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

01:01 / 28 de junio de 2015

Santa Cruz es una ciudad que disfruta de una naturaleza muy bella y propia de la Pachamama de aquellos territorios, una naturaleza que no obstante es apabullada a veces por una arquitectura que se esfuerza por decir que es otra más de las tantas ciudades brasileñas o argentinas, gringas o europeas. Algo parecido a lo que sucede en la zona Sur de La Paz.

El neoliberalismo ha potenciado una mentalidad del abuso en Santa Cruz. El narcotráfico ha hecho y sigue haciendo de ese lugar uno de sus territorios favoritos, con terribles consecuencias. Remarco una, la trata y el tráfico de personas, especialmente de niñas y mujeres, es atroz, va de la mano de la prostitución, que es uno de los usos y costumbres de los hombres en Santa Cruz, varones de todas las edades, posiciones políticas y clases sociales, la diferencia son los precios que pagan. No habría trata y tráfico de niñas y mujeres si no habría hombres que explotasen a niñas y mujeres en la prostitución y en la esclavitud sexual.

En esa ciudad se va a llevar a cabo el Encuentro de los Movimientos Sociales, luego se van a entregar las conclusiones de esa reunión al hermano presidente Evo Morales y a Francisco (el papa); una ciudad y una sociedad en la que violar a las niñas y obligarlas a parir es uso y costumbre, como es uso y costumbre que médicos mojigatos y de doble moral se nieguen a cumplir con su deber. Pido cárcel para los médicos y médicas que no salvan la vida de las personas. A esas wawitas se les niega sus derechos so pretexto de objeción de conciencia; primero deberían tener conciencia para luego poder usarla y argumentar algo en razón de ella.

El Ministerio de Salud debería promover el despido de esos malos médicos y se les debería retirar la licencia a quienes no cumplan con sus funciones, lo mismo que a los abogados corruptos. ¿Por qué ese silencio? El Estado Plurinacional boliviano es laico. O finalmente habría que poner como condicionante que ni católicos ni cristianos puedan estudiar Medicina o Enfermería en las universidades estatales, para así no gastar el dinero del pueblo en vano.

La cruceña es una sociedad que se calla, son pocos los valientes como el defensor del Pueblo Hernán Cabrera, pero son muchos los hombres y mujeres cruceños que se hacen a los locos y que van a ir a arrodillarse hipócritamente para que “el Papa los bendiga”. En los hechos, la Iglesia Católica y la diócesis de Santa Cruz, dirigida por Sergio Gualberti, condenan a la niña violada, y al mismo tiempo preparan la visita del Papa a la cárcel de Palmasola, donde el violador y muchos otros violadores y feminicidas recibirán su bendición. ¡Puag! ¡Sepulcros blanqueados! Es un nombre para estos curas y estas católicas y cristianas, para esta sociedad que en su mayoría es hipócrita, cruel, individualista, ciertamente un prototipo del neoliberalismo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia