Columnistas

Publicidad y premios

El miedo a perder una cuenta nos paraliza y estandariza, pero no hacia fuera, sino hacia adentro.

La Razón / Henry Medina

03:19 / 24 de septiembre de 2012

Hace unos días hacía zapping investigando las películas, cuando en una de esas me encontré con la versión 4 de Scary Movie, la parodia, y agradecí al cielo (y a Cedric Gibbons) por la existencia de los Óscares. Sin los Óscares tendríamos 20 versiones de esa película y cientos de versiones de otras peores. Los Óscares, y otros tantos festivales, nacieron para darle prestigio al cine, considerado más una industria que un arte.

Eso es lo que nos pasa a los publicitarios. Creamos piezas cobardes para asegurar nuestro negocio, olvidándonos del lado artístico que debería existir per se en nuestra disciplina. El día a día nos hace olvidar que somos escritores, dibujantes, músicos, poetas y pintores, antes que llanos redactores, pobres diseñadores gráficos y finalmente, básicos publicistas. El miedo a perder una cuenta nos paraliza y nos estandariza, pero no hacia fuera, sino hacia adentro.

Los premios le devuelven el prestigio a nuestra profesión. Nos estandarizan hacia afuera, hacia los trabajos y capacidades más avanzadas del mundo. El festival más grande de publicidad recibe cerca de 18 mil piezas de todo el globo cada año para ser juzgadas. Una barbaridad en términos competitivos, pero una inmensa posibilidad para las marcas de demostrar su buen gusto, marcas que no subestiman a sus consumidores con piezas intelectualmente baratas. No olvidemos que al ser humano le gusta que lo hagan sentirse inteligente, porque es lo que lo diferencia del resto de los seres vivos. Me parece fatal ir en contra de este precepto que resulta estar indeleblemente tatuado en el ADN de cada uno de los seres humanos que habita nuestro planeta.

“Es que los bolivianos no entienden”. Escuché esta detestable frase miles de veces a lo largo de mi carrera y de verdad que sentí asco. Bill Bernbach, fundador de DDB Worldwide y el más influyente publicista de todos los tiempos, decía que “todos los que trabajamos de alguna manera con los medios masivos tenemos la capacidad de brutalizar a la sociedad o por el contrario, elevarla a un nivel superior”; y esa es nuestra tarea en la filial local de DDB, arriesgarlo todo por darle a la gente, a toda nuestra gente, publicidad de calidad que algún día compita con las más grandes ideas del mundo. Ya lo logramos una vez en Londres, lo lograremos otra vez en Francia, donde se da el mundial de creatividad cada año.

Publicistas y marketeros, la próxima vez que tengamos en nuestras manos la materia prima para realizar una idea, pensemos cómo nos gustaría que la gente nos recuerde, como el Director de Scary Movie 4 o como el Director de The Artist. Yo, personalmente, ya hice mi elección.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia