Columnistas

PumaKataris, un engaño

Por muchos meses la Alcaldía de La Paz ha hecho propaganda sobre el transporte municipal.

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

00:00 / 09 de marzo de 2014

Es importante reflexionar sobre las esperanzas que la gente pone en las cosas que se le prometen, expectativas alimentadas por las necesidades y frustraciones a las que nos enfrentamos día a día; lo que da a la imaginación material para que se construyan las formas y perspectivas de cómo solucionar los problemas del mal funcionamiento del transporte, que ha tenido una escalada de precios a partir del anuncio del gasolinazo; una mala maniobra del compañero Evo en enero de 2011, que aunque luego el Gobierno rectificó, el incremento de los precios (que ya estaban inflados) nunca más bajó, dejando consecuencias en nuestra economía.

Aparte de este hecho importante está la otra punta de la madeja, que es la forma cómo los transportistas no sirven al pueblo. El trameaje, y por lo tanto el doble pasaje, es un hecho. Ya no les puedes pelear a los minibuseros o a los conductores de taxis y radiotaxis, que son los piratas de las calles, pues aunque uno acuerde la tarifa tras una larga negociación (que te hace perder mucho tiempo), cuando llegas a destino, te vienen con el cuento de que no sabían que era tan lejos; lo que por supuesto es solo un ardid para cobrarte más. Las mujeres somos doblemente explotadas, ya que solas, o peor cuando estamos con wawas, somos más vulnerables a los gritos e insultos de los choferes cuando reclamamos por los altos precios; y por miedo a que las wawas se asusten, tenemos que aflojar la billetera.

Por muchos meses la municipalidad y el Alcalde de La Paz han hecho propaganda sobre el transporte municipal, aduciendo que iba a estar al servicio de la gente, que no iba a haber trameaje y principalmente que solucionaría el problema de los precios elevados del transporte. Los buses PumaKatari fueron ch’allados con pompas y platillos, y la propaganda de la ch’alla nos recuerda hasta hoy las ilusiones de un transporte para el pueblo. Pero ahora nos enfrentamos con la realidad: ¡Nos engañaron! Y estamos cabreadas y cabreados por lo mal que funciona el servicio. ¿Que es muy temprano para opinar?, no creo, es el momento porque tuvieron bastante tiempo para prepararlo; y tampoco es una cosa difícil, solo falta voluntad política y escuchar al pueblo, pues no están solucionando nuestros problemas concretos. El trameaje está consolidado por los propios PumaKataris, todas las wawas pagan pasaje y no se pueden subir bultos. Por tanto, quienes caminamos por las calles con nuestra  mercadería, o las mujeres que regresan del mercado, o quienes viajan con maletines o con las cosas de las wawas no van a poder entrar a estos buses, que de ser para el pueblo serán para ejecutivos, pero con nombre aymara, típicas formas de encubrir privilegios con folklor.

Qué mal asesorado está el Alcalde. Si querían más votos para el MSM, pues ocurrirá lo contrario, irán perdiendo lo poco que tienen. Y eso no será nada ante la desilusión de creer que a través del municipio de La Paz se podía lograr cosas concretas para nuestra vida cotidiana, que son las energías para seguir con este proceso de cambio.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia