Columnistas

Rambos del teclado

Los Rambo del teclado se erigen como portaestandartes de su posición absoluta

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco

09:34 / 16 de abril de 2017

O el guerrillero del Facebook o el nazi de Twitter, todos aquellos guerreros que ven las redes sociales como su campo de batalla, y todo aquel que no comparte su punto de vista es un enemigo al que derrotar.   

Es que lo mejor de internet es que todo el mundo puede dar a conocer su opinión sobre una infinidad de temas, la mayor de las veces sin censura. Lo malo es que todo el mundo puede dar a conocer su opinión sobre una infinidad de temas, incluso aunque no tiene información al respecto o si la idea expresada proviene de posiciones absolutas que no admiten discusión alguna.

No hay duda que las redes sociales ayudaron a organizar movimientos como la llamada “primavera árabe” (2010-2013), la protesta contra el paso del rally Dakar en la ciudad de La Paz, las marchas contra Donald Trump en Estados Unidos y muchas otras. Pero, son casos aislados. Es más común encontrar a quienes ponen “Todo el mundo fue París, pero ahora nadie es Siria” que a alguien organizando una actividad de apoyo a refugiados sirios. O que ataca a quien publica una opinión contraria a la suya.

A diferencia del famoso Troll —espécimen digital que se divierte molestando en las redes sociales de manera amplia y no necesariamente con un blanco específico en mente— el Rambo del teclado es fácil de identificar, porque porta una estandarte de una causa cualquiera.

Principalmente son vulnerables los grupos de discusión, especialmente cuando se plantea un tema específico. Así se tienen “activistas provida” que atacan constantemente a personas que manifiestan abiertamente su apoyo a la despenalización del aborto; o defensores de “la familia tradicional” que durante meses expusieron argumentos religiosos contra la Ley de Identidad de Género.

En grupos donde se comparte información sobre la Segunda Guerra Mundial,  la Guerra del Chaco o la Guerra del Pacífico. El guerrillero digital asume la defensa del patrioterismo obtuso o el defensor del nacionalsocialismo, al que ningún argumento o prueba presentada por sus rivales ideológicos convencen y, por tanto, mantienen que el Holocausto es un “holocuento”, que el aborto es asesinato, que el matrimonio LGTB destruirá a la sociedad o que el otro es “vendepatria” o “masiburro”.

Son buenos para generar debate, pero ¡ojo!, uno puede caer a su nivel, culminando una discusión con insultos de uno y otro lado.

Y como en la vida no hay manera de evitar sus agresiones, la mejor solución es expresar los argumentos, respaldarlos y, finalmente, pasar de página con la cabeza en alto.

Es periodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia