Columnistas

Rasputín o el poder de la sotana

Nacido entre vacas, cerdos y una biblia en 1869, Rasputín tuvo desde niño dotes de clarividente

La Razón / Carlos Antonio Carrasco

01:00 / 18 de agosto de 2012

El viejo anticuario, casi ambulante, en un callejón aledaño al cementerio de Praga, me vendió esa joya bibliográfica de la que no me desprenderé hasta terminar la presente crónica. Se trata de la biografía de Rasputín, escrita por Gilbert Maire y publicada por Excélsior en París en 1934. Llamó mi atención debido a que justamente días antes, Vladimir Fedorovski daba a luz su novela de Rasputín y Gerard Depardieu en un film dedicado al “monje loco”. ¿Por qué Gregory Efimovitch Rasputin, casi 100 años después de haber sido asesinado y perfectamente cremado sigue siendo objeto de estudio y  admiración? 

Nacido entre vacas, cerdos y una biblia en 1869, en la pequeña aldea siberiana de Pokrovskoie, desde niño tuvo dotes de clarividente, de concentración religiosa y desdén por los juegos infantiles. Se dice que era adicto a la secta khlysty o sea “los flagelantes”. Animaba las orgías más exóticas en las que, a través del sexo desenfrenado, lograba llegar a un estado de beatitud y junto a sus seguidoras se consubstanciaba con Dios, en  inacabable éxtasis célico, para confirmar el principio de la regeneración por el pecado; es decir, que “para acercarse a Dios, había mucho que pecar”.

Al comienzo de su apostolado fue duramente atacado por  arciprestes y  autoridades episcopales de la severa Iglesia Ortodoxa, hasta que con insuperable seducción los cooptó en sus redes. Fue precisamente uno de ellos quien lo recomendó a la familia imperial para que el curandero prodigioso tratase de aliviar los tormentos del  tzarevitch  Alexis, hijo de la emperatriz Alexandra Feodorovna y del zar Nicolás II. Bastó que el santón cogiese la cabeza del infante entre sus rudas manos de labriego, para que el joven hemofílico abra los ojos y escuche embelesado   cuentos siberianos que le soplaba ese oso místico.

“Milagro” exclamó la zarina y cayó a los pies del hechicero  para desde entonces hacerlo su gurú, su confidente y su señor. Nicolás II, sometido a  los caprichos de su esposa, consintió casi inconscientemente esa esclavitud psicológica por la salud de su hijo y la tranquilidad de su hogar. Rasputín se hizo indispensable ante la pareja, y era convocado a toda hora al palacio imperial de Tsarkoie Selo. Su influencia creció en el gobierno proporcionalmente a su fama en el imperio. Generales, ministros, metropolitas,  judíos prestamistas y otros recurrían a su intermediación para obtener favores de la corona y, el Zar acataba sus consejos que se convertían en decisiones de las políticas de Estado. Esas ventajas se tornaron riesgosas cuando estallaron la revolución de 1905, el pleito con el Japón y los prolegómenos de la primera Guerra Mundial. Inevitablemente, los grupos de presión política y económica se alinearon con Rasputín o contra él.

Entretanto, el “santo-diablo” alternaba su vida disipada con los asuntos públicos, recibía coimas de los poderosos y repartía dadivas entre los menesterosos. Su inclinación por la fornicación fortuita se extendió de feligreses de modesta condición hasta las damas de la Corte. Duquesas, condesas, princesas y consortes de abolengo  hacían antesala para compartir el diván del mujik, elevado a la categoría de  starets (guía espiritual). La simbiosis del poder temporal con el hálito celestial convencía a maridos, padres y hermanos que la ofrenda de sus mujeres al piadoso taumaturgo les traería bienestar en la tierra y más tarde un sitio en el paraíso.

Las fuentes de información sobre las intimidades de Rasputín provienen de diarios y memorias  de cortesanas o de testimonios de las  favoritas. En  uno de esos documentos, se lee: “Ocurrió en su santuario. Fui por curiosidad…por tener el cuerpo del Señor dentro de mi…El me tomó por la cintura y me llevó hacia su dormitorio, arrancándome la ropa. Yo sentía su aliento quemante en mi nuca…. me hizo arrodillar y me murmuró al oído    ‘Oremos’. El se mantenía detrás de mí y comenzó a abatirse. Luego, me preguntó entre dientes si había comulgado. Un momento después se transformó en un  monstruo, en una bestia. La última cosa que sentí, fue que me arrancaba los calzones…..luego perdí el conocimiento….”

El poder omnímodo de Rasputín produjo anticuerpos en la propia capa dominante; y ante el total apoyo de la pareja real hacia el  monje, se tramó su asesinato, para lo cual el príncipe Felix Yusupov lo invitó a su palacio con el anzuelo de ofrecerle su mujer, una bella actriz. Tres complotados más estaban ocultos en el recinto, incluido aquel médico encargado de dosificar el cianuro necesario capaz de matar a seis personas, inmerso en la copa de vino ofrendada a la víctima. Pero cuando Rasputín ya envenenado, lejos de quejarse solicitó a su captor que toque su guitarra, el príncipe, espantado, le disparó un tiro al corazón. Sin embargo,  éste, antes de caer derrumbado,  intentó estrangularlo. Otros disparos lo hieren y aún moribundo, es envuelto en una alfombra, maniatado y amarrado. Luego, los asesinos deciden echar el bulto al río Neva.

Ese mismo momento comenzó el culto a su memoria y a sus restos. Anoticiada del suceso, la zarina redactó su homenaje en sentidas palabras “dame tu bendición querido mártir, para que me acompañe hasta el final de mis días “Rescatado de las gélidas aguas del Neva, se comprobó que el pío seductor, a sus 47 años, fue arrojado al río aún con vida. Sus restos, sepultados en el huerto de Tsarkoie Selo,  al fulgor de la Revolución de Octubre, fueron profanados y quemados.

Hoy día, aparte de la leyenda, el único resto tangible de Rasputín reposa en el Museo del Erotismo de San Petersburgo, bajo el fanal que protege  su pene momificado de 29 centímetros de largo. Visitantes absortos, contemplan a diario ese trofeo póstumo que sublima la papilla gustativa, particularmente, de turistas japonesas cuyos murmullos delatan comparaciones odiosas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia