Columnistas

Récords

Los indicadores del calentamiento global son cada vez más alarmantes.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:55 / 25 de noviembre de 2017

Durante la última Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente (COP23), organizada la semana pasada en Bonn (Alemania), los especialistas advirtieron que los indicadores del calentamiento global son cada vez más alarmantes, como concentraciones récord de dióxido de carbono (CO2), una elevación del nivel de las aguas creciente, o un retroceso de los hielos cada vez mayor.

El planeta volverá a registrar un año caluroso en 2017, después de que en 2016 sufrió el fenómeno de El Niño, y batió todos los récords registrados hasta la fecha desde que empezaron a registrarse las temperaturas. El año pasado se registró una temperatura superior en cerca de 1,1 grados Celsius respecto a la media de la era preindustrial, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). El siglo XXI cuenta ya con 16 de los 17 años más calurosos desde que comenzó el registro de temperaturas, en 1880, (récord en todos los años de este siglo).

En el Ártico, la extensión del hielo estival de 2016 fue la segunda más reducida jamás registrada (4,14 millones de kilómetros cuadrados, por detrás de la registrada en 2012). En algunas regiones de Rusia, la temperatura fue entre 6ºC y 7ºC superior a lo normal.

En el otro extremo de la Tierra, en la Antártida, la banquisa (o hielo marino) perdió en la primavera austral (noviembre) casi 2 millones de kilómetros cuadrados respecto a la media de los 30 últimos años: era de 14,5 millones de kilómetros cuadrados en 2016 y de 16,35 millones entre 1981 y 2010. Las grandes ciudades, por el efecto de las islas de calor generadas por el hormigón y el asfalto, podrían ganar hasta 8°C adicionales de temperatura de aquí a 2100.

El estudio anual de Global Carbon Project divulgado a propósito de la cumbre alerta que las emisiones de los gases responsables del calentamiento global aumentaron un 2% en 2017, luego de tres años de relativa estabilidad (2014, 2015 y 2016). Esto pese a que la concentración de los tres principales gases de efecto invernadero (dióxido de carbono metano y óxido nitroso) alcanzó niveles máximos ya en 2016.

Los investigadores han alertado también sobre el auge del metano, que tiene un efecto invernadero mucho mayor que el CO2. En tanto, de 2004 a 2015 el nivel de los mares ha crecido entre 25% y 30% más rápido que entre 1993 y 2004. El calentamiento favorece episodios meteorológicos extremos, en particular sequías y olas de calor, señala un estudio de la OMM.

Según climatólogos, las sequías, incendios forestales, inundaciones y huracanes debido a las alteraciones del clima se han duplicado desde 1990. Aunque el alza de las temperaturas mundiales se limite a 2ºC, las mortíferas olas de calor se volverán más frecuentes, especialmente en las zonas tropicales. Según el Banco Mundial, las pérdidas vinculadas con los desastres naturales ascenderán a 520.000 millones de dólares al año y arrastrarán a 26 millones de personas a la pobreza anualmente.

El 2 de junio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retiró a su país del Acuerdo de París contra el cambio climático, al que calificó como “debilitante, desventajoso e injusto”. El Acuerdo de París ya fue suscrito por 195 países. “No vamos a perder empleos (...) Es hora de poner a Youngstown, Detroit y Pittsburgh por delante de París”, dijo Trump. Estados Unidos es el segundo mayor emisor de gases de CO2, después de China, con un 15% del total mundial. Los indicadores del calentamiento global son cada vez más alarmantes.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia