Columnistas

Referendo, democracia y después

Ese libro tiene un plus: el prólogo fue escrito por el destacado politólogo argentino Isidoro Cheresky

La Razón Digital / Fernando Mayorga

08:00 / 10 de julio de 2016

Dos libros hemos escrito con Benjamín Rodríguez, con siete años de distancia. Uno de ellos versa sobre la consulta del 21 de febrero pasado. Se titula Urnas y democracia directa. Balance del referendo constitucional 2016, y fue coordinado y auspiciado por el Órgano Electoral Plurinacional. Ese libro tiene un plus, valor agregado, su yapita: el prólogo fue escrito por el destacado politólogo argentino Isidoro Cheresky, cuya obra teórica examina las mutaciones de la democracia contemporánea. Tuvo un gesto amable y, como siempre, pone en el dedo en la llaga.

Copio unos acápites de ese prólogo que invitan a la lectura del libro y tienen un valor intrínseco. Dice Isidoro Cheresky: “Bolivia ha experimentado en la última década cambios significativos cuyo paradigma en lo que hace a la concepción de la democracia es la de Estado Plurinacional y, en consecuencia, la articulación de tradiciones de legitimidad que remiten a la representación, la participación y la comunidad.

La decisión por referendo de la posibilidad de permanencia en el poder para las personas gobernantes pone en juego intereses y concepciones variadas, y las respuestas en diferentes países democráticos son distintas. Pero lo que tienen en común es que requieren el pronunciamiento conclusivo de lo que los ciudadanos consideran razonable para preservar la democracia como régimen del bien común; y por cierto que los gobernantes no permanecen en el poder de por vida, porque la figura del poder como un lugar ocupado solo transitoriamente por un individuo —sustentado en una fuerza política— es lo que caracteriza a un régimen en el que el poder está depositado en un pueblo que (...) delibera atravesado por la tensión entre sensibilidades y opiniones diversas y, en consecuencia, es fluctuante en sus decisiones, aunque se reconoce en los principios constitutivos y en su historia”.

“Y es en ese registro que el carácter transitorio y delimitado del ejercicio del poder político por los gobernantes no es una debilidad de la democracia y de los proyectos que en ella se gestan, sino la confirmación de que —por sobre las diferencias propias de una sociedad organizada entre dirigentes y dirigidos— es la expresión del bien común. Aquellos que viven en una nación, generan sus bienes y sus valores, se comprometen en la trama de costumbres de convivencia forjadas en historias complejas —y por cierto con altibajos— son entonces los ciudadanos. Son quienes designan sus gobernantes sin abandonar por ello su condición de fuente de la soberanía que ejercen al votar y —al menos parcialmente— también al participar”.

Más adelante, el politólogo argentino afirma: “Como nos lo recuerdan Mayorga y Rodríguez, la CPE boliviana alude a esa disociación en la práctica de la soberanía que ‘reside en el pueblo en forma directa y delegada’. Se habilita de este modo la posibilidad de una democracia de ejercicio (...). Los autores de esta obra presentan una excelente ilustración del ejercicio democrático en Bolivia, con la convergencia que acarrean los temas de controversia sobre lo que era propio de la consulta, así como de los litigios permanentes de la política nacional.

Invitan a la reflexión sobre este ejercicio democrático ponderando, por cierto, la significación intrínseca del pronunciamiento electoral ante cuya regulación y resultados se inclinan todos. Quienes tienen responsabilidades públicas así como todos los ciudadanos, al participar optando por el Sí o por el No, reconocían que eran los bolivianos ejerciendo sus derechos quienes constituían la instancia superior del régimen político”. Ni más, ni menos.

Es sociólogo.

Blog: pioresnada.wordpress. com; Twitter: ferXmayorga

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia