Columnistas

Reflexiones de fin de año

Es imprescindible que a las decisiones sobre el país se sumen mujeres con opinión y propuestas.

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

00:00 / 28 de diciembre de 2014

Nos preparamos para acabar un año y empezar otro, no sé si dejarme llevar por el cansancio de todo lo logrado o si dejarme excitar por la energía que necesito para planificar el próximo año, o por el contrario, ponerme a correr para que la culpa no me atrape y me haga papilla con los golpes de pecho, por todas las cosas que me prometí el año pasado, justo alrededor de estas fechas, todas promesas que no las cumplí.

De la misma manera nuestra Bolivia me la imagino de un lado para el otro humeando, haciendo planes para que cada vez el país tenga las condiciones para ese Vivir bien, pensamiento que más bien es una convocatoria, que ya se ha instalado en el imaginario de toda la gente que habita en estos territorios de procesos históricos. Casi la puedo ver recogiendo todo lo aprendido para iniciar las acciones que den continuidad a ese fortaleciendo, de la dignidad para todos nuestros pueblos, la esperanza y la confianza en nosotras y nosotros mismos. Hay muchas promesas que no se han cumplido, y por otro lado, mucho cansancio por los esfuerzos, por el compromiso, por toda la energía puesta en construir los sueños, las rabias, las discusiones, cansancios que se agradecen, desde el fondo de los corazones revolucionarios.

Me parece importante detenerme en la importancia que tienen las decisiones que vamos a tomar en esta oportunidad, y fundamentalmente quiero referirme al Gobierno, ¡no se pueden chacrear, pues! Conscientes de que no es cualquier comienzo de año, ya que en el 2015 se inician cinco próximos años que hacen a un periodo decisivo para este proceso construido contra todo. No podemos arriesgarnos como organizaciones y movimientos sociales, y es necesario señalar que en el periodo que termina en el Gobierno han habido decisiones que han sido nefastas; y se han disculpado con decir que eran errores o excesos, pero eso ya no puede constituirse en una costumbre, ni podemos estar disculpe que disculpe; Compañeras y compañeros, ahora ¡vamos a exigir!

Por otro lado, es imprescindible que a las decisiones sobre el país se sumen mujeres con opinión y propuestas, y tomen determinaciones  junto a los compañeros, quienes hasta hoy son los únicos que adoptan las decisiones más importantes y más grandes para el país. Muchas mujeres hicieron muy buenas gestiones, tanto en la Asamblea Plurinacional como en el Ejecutivo y también en los municipios; entonces, me parece que ya es el tiempo que el país pueda enriquecerse de la mirada y experiencia de las mujeres. Basta de machismo. ¡Despatriarcalización ya!

Por último, quiero decir gracias, gracias, gracias, pueblo de Bolivia y organizaciones sociales que han generado un movimiento político, con mucho compromiso, con mucho ajayu. Es gracias a todas ellas que el proceso se sostiene, por la capacidad de cuidado que genera una dinámica de paso a paso, construir una visión de país, más allá de individualismos y sectarismos. En buena hora y un buen año que viene, jallalla Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia