Columnistas

Reforma de la Constitución

La Razón (Edición Impresa) / Farit Rojas T. *

22:43 / 13 de enero de 2019

Una buena parte de los países latinoamericanos reformaron sus constituciones en los últimos 30 años: Brasil en 1988; Colombia en 1991; Paraguay en 1992; Perú en 1993; Bolivia en 1994, 2004 y 2009; Argentina en 1995; Ecuador en 1998, 2008, 2011 y 2017; Venezuela en 1999 y 2009; Chile en 2005. La mayoría de estas reformas tuvieron por finalidad legitimar sus sistemas políticos, posibilitar la reelección presidencial, ampliar sus cartas de derechos, precisar los casos de detención preventiva o modernizar sus instituciones jurídico-políticas.

Las tensiones generadas por el neoliberalismo llevaron el pulso de las reformas en países como Venezuela, Ecuador y Bolivia. Estas transformaciones se llevaron a cabo mediante procesos constituyentes complejos y con un alto nivel de participación ciudadana. Sus resultados, altamente politizados, han sido la ampliación de los poderes del Ejecutivo; nacionalizaciones (o un contexto retórico para estos procesos); la extensión de derechos económicos, sociales y culturales (en particular, el reconocimiento de derechos a pueblos indígenas), transformando, de esta manera, una buena parte de la institucionalidad estatal bajo el principio de la diversidad cultural y el plurinacionalismo.

En los últimos 30 años, las Constituciones han sido el núcleo de la vida política en Latinoamérica. En consecuencia, el derecho constitucional latinoamericano se ha robustecido e incrementado institucionalmente con incorporaciones como el Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional, los derechos del medio ambiente, el bloque de constitucionalidad, o los constantes diálogos e intervenciones que las cortes y tribunales constitucionales han empezado a tener entre ellas y con los sistemas internacionales de derechos humanos en la modulación de los alcances de los derechos y los textos constitucionales.

Además, muchos Estados han sido protagonistas en la Corte Internacional de Justicia, con lo que ampliaron su comprensión sobre la importancia del derecho y la comunidad internacional. Asimismo, no es desdeñable el fuerte impulso teórico-doctrinal que bajo nombres como constitucionalismo latinoamericano, neoconstitucionalismo o constitucionalismo transformador, decolonial u otros han generado investigaciones y aportes teóricos cada vez más originales y valiosos.

No cabe duda de que hay un movimiento latinoamericano de derecho constitucional, resultado de los cambios y transformaciones en los textos constitucionales recientes. Y tampoco cabe duda que se viene una nueva ola de reformas constitucionales, ya sea desde la impronta de los gobiernos conservadores como el de Brasil y Colombia, hasta las reformas aún pendientes como las de México y Chile. Cuba se asoma en poco tiempo a estrenar una nueva Constitución.

* es abogado y filósofo.

Etiquetas

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia