Columnistas

Región o partido

Los más probable es que prime la posición orgánica en el Movimiento Al Socialismo.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Corz

00:57 / 29 de septiembre de 2013

La propuesta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de redistribución de escaños, como era previsible, desató protestas en las regiones afectadas, descontento que apunta a la Asamblea Legislativa Plurinacional, instancia que al final decidirá si el resultado del ejercicio matemático va como está o es modificado.

La propuesta, reivindicada como resultado del ejercicio técnico, sumó tres escaños a Santa Cruz, en desmedro de Potosí, Beni y Chuquisaca, en tanto que la representación del resto no fue tocada. Ahora la responsabilidad es del Legislativo; al final, parece que lo técnico sólo será referente para la definición política. Perfilemos algunos ejercicios que podrían darse y que hacen presumir que la pelea “real” se concentrará más en las regiones, aunque su impacto es incierto.

El Movimiento Al Socialismo (MAS), que controla el Legislativo, actúa en bloque y, si hay duda, habrá que recordar el postulado del vicepresidente Álvaro García sobre el centralismo democrático: “El centralismo democrático significa amplio debate, pero una vez que se define una línea, todos defienden esa línea; incluso los que inicialmente tenían otro pensamiento”, dijo el 10 de enero.

Ello hace prever que la línea partidaria estará por encima de los intereses regionales. Además, los diputados de los tres departamentos afectados suman 34, por lo que no tienen la fuerza como para impedir la aprobación de la ley que viabilice la propuesta del TSE. Eso, en caso de que los diputados de las diferentes fuerzas se unan para resistir la reducción y obliguen a una negociación que llegue al consenso; cosa harto difícil.

Todo hace pensar que lo más probable es que prime la posición orgánica en el oficialismo, porque lo contrario implicaría desmarcarse y ello trae consecuencias. En esa línea, la llave de la solución está en los 2/3 que tiene el MAS y la decisión que tome en el marco de su centralismo democrático. A la oposición, una vez más, sólo le queda el derecho a la disidencia.

Bajo este escenario, las regiones se pintan como la trinchera de resistencia para influir en las decisiones que tome el oficialismo. De hecho, los cívicos de Potosí y Beni definieron un paro cívico para el miércoles, mientras Chuquisaca alista una marcha.

Las primeras reacciones no provocaron, por lo menos hasta ahora, que el Gobierno tome una posición oficial, más allá del llamado de García a la calma para debatir el nuevo mapa de representación política sobre la base del Censo 2012, que es cuestionado por algunas regiones y sectores.

Este tema de seguro marcará el inicio de la batalla electoral y dejará al oficialismo en la disyuntiva de decidir entre el partido o la región.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia