Columnistas

Repostulación, ese tedioso debate

¿Insistirá el MAS con Morales a pesar de todo? Los afanes de su dirigencia lo desnudan.

La Razón (Edición Impresa) / Rubén D. Atahuichi López

01:34 / 01 de noviembre de 2016

Hasta resulta tedioso hablar otra vez de la repostulación de Evo Morales. Hay al menos tres razones para no referirnos al asunto: la decisión del referéndum del 21 de febrero, que impidió la modificación constitucional con ese fin; el anuncio del Movimiento Al Socialismo (MAS) de abordar el asunto en 2018; y la última admisión del Presidente del Estado de que se irá en enero de 2020.

Sin embargo, la persistencia de algunos dirigentes como Leonardo Loza nos obliga a escribir otra vez sobre esto. Relegado de la vicepresidencia de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, que preside Morales, y ahora repuesto en la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarias de Bolivia (CSCIOB) tras su inexplicable renuncia, Loza se ha convertido en el principal impulsor de la repostulación.

Si bien es posible que el MAS y sus movimientos sociales afines puedan hacer uso de otras iniciativas para buscar una nueva candidatura de Morales (la convocatoria del 21 fue legislativa y restan la presidencial y la popular), ésta se vislumbra ilegítima. Es cuestionable que, luego de una consulta ciudadana que dijo no a una segunda repostulación presidencial existan aún ínfulas con otro referéndum sobre la misma materia.

Loza ha estado aleccionando a sus bases en tal sentido, y en el MAS adelantaron que al menos 100 organizaciones sociales respaldan la idea. Todo esto sumado a la decisión de los cocaleros de proclamar a Morales y a Álvaro García Linera como los candidatos para la crucial contienda electoral de 2019, que seguramente será asunto importante en la agenda del congreso masista de diciembre.

Sobre este tema, Morales suele ser poco directo. Con vistas al referéndum de febrero siempre eludió una respuesta concreta y personal; atribuyó en varias ocasiones a la “decisión del pueblo”, que resultó ser la de las organizaciones sociales vinculadas al MAS. Sin embargo, en septiembre, en un acto público en Cobija aparentemente expresó una posición final: “Yo lo dije varias veces: no estoy en campaña, por supuesto. Ustedes me han dicho ‘váyase’; me voy a ir en 2020, enero de 2020”. A pesar de la contundencia de la afirmación presidencial, llama la atención el afán de sus allegados, para la agenda de la oposición del MAS, los medios de información y los columnistas. Algo se traen.

Con ese ímpetu, que raya en la soberbia, el MAS está consumando su capitulación por la sucesión interna. Implica su derrota ante el liderazgo único que encarna Morales, quien a su vez mantiene incólume su apoyo ciudadano a pesar de algunos casos de corrupción que le ponen sombra a su gestión.

¿Insistirá el MAS con Morales a pesar de todo? Los afanes, al menos de su dirigencia, lo desnudan; el mismo Presidente cuestionó los resultados del 21 de febrero al considerar que se derivaron de una campaña de mentiras sobre su relación con Gabriela Zapata, y sobre esto los dirigentes tratan de justificar la necesidad de un nuevo referéndum. Habrá que ver cuán sensata es la actitud democrática del MAS que, siquiera en mérito a la legitimidad, debería respetar el mensaje de febrero.

Sin embargo, se dice que el oficialismo ensaya varias opciones: el canciller David Choquehuanca es uno que suena fuerte; el fiscal general, Ramiro Guerrero, insinuó de manera oficiosa que el ministro Carlos Romero quiere ser candidato; y Morales le hizo un guiño a García Linera al decir que éste “es insustituible”.

A ver si con eso nos ayudan a impedir este tedioso debate.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia