Columnistas

La República de Bolivia

La nueva república  fue la plasmación  jurídico-política de una nación milenaria, la nación kolla

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Prudencio Lizón

00:57 / 30 de julio de 2014

En la próxima semana se conmemora el 189 aniversario de la independencia y fundación de la República de Bolivia. En efecto, el 6 de agosto de 1825, la Asamblea Nacional reunida en Chuquisaca aprobó la proposición de conformar un país libre y soberano, suscribiendo el acta consecutiva de la independencia del Alto Perú. Los convencionales eligieron el 6 de agosto por ser aniversario de la batalla de Junín, acaecida un año antes. Lo hicieron con el convencimiento de que el nuevo Estado había nacido bajo la égida del libertador Simón Bolívar y a la sombra de las glorias de Junín y Ayacucho, y además porque la incursión al Alto Perú efectuada por el ejército del Mariscal Sucre determinó la independencia definitiva de estas tierra altas. Por esta razón, pocos días después, la Asamblea resolvió adoptar la forma republicana y nominar a la nueva nación con el nombre de Bolívar y a su capital, con el de Sucre.

Una vez iniciadas las sesiones, los congresistas se abocaron al asunto fundamental, el relativo a la organización del Alto Perú. Hubo tres propuestas al respecto, la de la independencia total, la anexión al Perú y la unión con la Argentina. Solo dos diputados apoyaron la segunda fórmula. Y la tesis favorable a la independencia absoluta contó casi con la unanimidad de los votos.

La nueva república no era una fundación artificial, fruto de un decreto o de la resolución de una asamblea, sino la plasmación jurídico-política de una nación milenaria, que fue la nación kolla. Ella se originó en las alturas y valles, quebradas y llanos del Macizo Andino y tuvo su primer núcleo político religioso en Tiwanaku. Esta unidad geográfica cultural constituyó posteriormente el Kollasuyo de los incas. En la época virreinal, la Audiencia de Charcas fue como una reviviscencia del antiguo imperio kollana, cuyo centro se desplazó más al sur. En esa época  fueron la Plata (Chuquisaca) y Potosí las ciudades que se hicieron célebres por su cultura universitaria, por su riqueza argentífera, y por la administración y gobierno de la Audiencia. La Plata o Chuquisaca, la capital altoperuana, fue después de Lima, el centro intelectual más importante de América del Sur. Mientras que Potosí llegó a ser la más populosa ciudad del imperio español en los siglos dieciséis y diecisiete. Y como señaló el ilustre economista don Casto Rojas, “su riqueza argentífera contribuyó a la gran evolución humana de la Edad Moderna y del Renacimiento, que son los cimientos de la civilización actual” (sic). 

Hay historiadores, sobre todo del exterior, que sostienen que la fundación de Bolivia se debió a un capricho de los libertadores, Bolívar y Sucre. Pero esta consideración es absurda, ya que Bolívar no deseaba la separación del Alto Perú de Lima, donde él gobernaba. Pero no tuvo más remedio que comprender que la situación era muy complicada; y así lo dice: “El Alto Perú pertenece de derecho al Río de la Plata, de hecho a España (el realista Olañeta continuaba batallando), de voluntad a la independencia de sus hijos que quieren su Estado aparte, y de pretensión pertenece al Perú que lo ha poseído antes y lo quiere ahora”. Luego continúa: “Entregarlo al Río de la Plata es entregarlo al gobierno de la anarquía... entregarlo al Perú es una violación del derecho público que hemos establecido, y formar una nueva república, como los habitantes lo desean, es una innovación de que yo no me quiero encargar y que sólo pertenece a una asamblea de americanos” (sic). Pero en vez de “una asamblea de americanos”, era mucho más lógico y práctico determinar que sean los propios altoperuanos quienes dispongan de su destino. Y así lo comprendió el mariscal Sucre, y por ello, al día siguiente de llegar a La Paz, el 9 de febrero de 1925, firmó el decreto de convocatoria a una asamblea deliberante para que los diputados de las provincias altoperuanas se dieran el gobierno que su experiencia y conveniencia les dictase. Y con base en ese decreto se constituyó la Asamblea en Chuquisaca que fundó la República de Bolivia ese 6 de agosto de 1825.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia