Columnistas

¿Réquiem a las autonomías indígenas?

No parece haber voluntad política para encaminar el autogobierno y la libre determinación indígena

La Razón (Edición Impresa) / Yuri F. Tórrez

00:16 / 04 de noviembre de 2014

Al germinar esta primavera, concretamente el 22 de septiembre, como si fuese parte de un renacimiento de sus propias utopías, los indígenas que luchan por implementar la Autonomía Indígena Originaria Campesina (AIOC), cansados de transitar por un periplo burocrático que podría servir como inspiración para un cuento kafkiano, se apostaron en las puertas del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Su exigencia es la viabilización de los procedimientos de ley hacia sus autogobiernos y la libre determinación, vía la AIOC. Ellos temen que sus derechos están en peligro, entre otras razones, por la desidia del TSE.

Hace unos días, el Gobierno central promulgó la Ley Transitoria Electoral Elecciones Subnacionales 2015 enviada por el TSE. Esta norma plantea que las AIOC que no cuentan con estatutos vigentes seguirán eligiendo autoridades municipales, con carácter provisional, hasta la conformación de gobiernos propios de acuerdo con sus estatutos. ¿Qué implica esta disposición? ¿La postergación de la implementación de las AIOC incluso en aquellos procesos más avanzados como los de Charagua y Totora Marka? Si así fuera, estamos de acuerdo en que se trataría de una estocada al corazón mismo del Estado Plurinacional.

Que el impresentable TSE trate de impedir la viabilización de las AIOC ya es, aun para los estándares domésticos, demasiado. Si bien dirigir los dardos a los decaídos vocales es también perderse en atajos, la cuestión es más compleja y paradójica de lo que se presenta en la epidermis. En rigor, las autoridades gubernamentales, pese a tener un discurso favorable sobre el tema, saben perfectamente que la elección de alcaldes bajo la modalidad de la democracia representativa liberal va a contrapelo de aquella elección de autoridades indígenas en función de sus “usos y costumbres”, en aquellos territorios que decidieron por la AIOC.

Más allá de cualquier salida a esta encrucijada, hay un hecho incontrastable: no parece haber voluntad política para encaminar esta reivindicación histórica de los indígenas. El TSE junto al Tribunal Constitucional Plurinacional y el propio Gobierno son los responsables de que las trabas burocráticas atenten contra la implementación de las AIOC.

No obstante, los enemigos de los pueblos indígenas que optaron por la AIOC no solo son externos; son también internos (léase  indígenas en el poder local). Estos pueden poner a las OIAC prácticamente en el despeñadero, porque la normativa les proporcionó mucha potestad para encaminarlas o no en sus territorios. En este contexto, surge una pregunta insoslayable ¿las AIOC serán un obstáculo para la hegemonía política en curso, ya que en ellas la mediación partidaria desaparecía para dar paso a la representación política en el nivel local? Y, conectado a esto, ¿eso explicaría sobre las zancadillas actuales, incluso internas?

En suma, a mi modo de ver, con el deseo de estar equivocado, intuyo que hoy asistimos inexorablemente al réquiem de las AIOC, por lo menos tal como soñaron los pueblos indígenas en el momento de entrever el horizonte posible del Estado Plurinacional. Por supuesto, desde el discurso estatal seguiremos asistiendo a las alegorías indígenas como parte del nuevo orden simbólico plurinacional, con una pretensión descolonizadora, pero aquí radica la paradoja, ya que en lo concreto parece hacerse todo lo posible para impedir el autogobierno y la libre determinación de los pueblos indígenas, que son dos de las mayores conquistas de la nueva Constitución, expresada en su artículo segundo.   

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia