Columnistas

Revocatorio imposible

Sólo se puede intentar un revocatorio durante un año me-dio, pero cumpliendo requisitos delirantes

La Razón / Ricardo Paz Ballivián

06:02 / 23 de abril de 2012

Una de las estafas que incluye la actual Constitución es la inclusión del revocatorio. Supuestamente, en el afán de incorporar mecanismos de ejercicio de la democracia directa, el artículo 240 afirma que: “toda persona que ejerza un cargo electo podrá ser revocada de su mandato, excepto el Órgano Judicial”.

Luego nos dicen que “la revocatoria del mandato podrá solicitarse cuando haya transcurrido al menos la mitad del periodo del mandato” y que “la revocatoria del mandato no podrá tener lugar durante el último año de la gestión en el cargo”. Esto en castellano claro quiere decir que solamente se puede intentar un revocatorio durante un año medio, pero cumpliendo requisitos delirantes, que lo hacen improbable.

Si alguien quiere revocar a una autoridad nacional (Presidente, Vicepresidente, senadores y diputados) debe reunir en apenas 90 días las huellas dactilares y firmas de “por lo menos el 25% del padrón nacional electoral. Este porcentaje debe incluir al menos el 20% del padrón de cada departamento. En el caso de diputadas o diputados uninominales, el porcentaje aplicará para la circunscripción uninominal en la que se realizó su elección”. Esto quiere decir que, dado que el padrón es de 6 millones de ciudadanos, se necesita juntar un millón y medio de firmas, pero además que estén equilibradamente distribuidas en los departamentos del país. Alguien podría conseguir más de 2 millones de firmas para revocar al Presidente, pero si no logra el 25% en Pando, no podría ejercitar ese derecho. Para autoridades departamentales, se repiten los requisitos y se pide que se incluya al menos el 20% del padrón de cada provincia.

Para autoridades municipales, se incrementa el requisito de las firmas y huellas dactilares al ¡30%!

La cereza en la torta está en el artículo 286 de la Constitución que dice que “en caso de renuncia o muerte, inhabilidad permanente o revocatoria de la máxima autoridad ejecutiva de un gobierno autónomo, se procederá a una nueva elección, siempre y cuando no hubiere transcurrido la mitad de su mandato. En caso contrario, la sustituta o sustituto será una autoridad ya electa definida de acuerdo al Estatuto Autonómico o Carta Orgánica según corresponda”.

O sea que, si finalmente, luego de los escollos descritos, se consigue la revocatoria NO se procede a una nueva elección que devuelva al pueblo su derecho de elegir a sus autoridades, sino que la autoridad revocada será reemplazada por un senador, diputado, concejal, asambleísta ya electo, según sea el caso.

Esto porque, como decíamos líneas arriba, el revocatorio sólo puede intentarse pasada la mitad del mandato y no antes. Entonces, ¿para qué el revocatorio?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia