Columnistas

Revolución de género

El nuevo escenario político revela que además de equidad de género hay inclusión social plena.

La Razón (Edición Impresa) / Tomás Molina Céspedes

02:25 / 15 de febrero de 2013

Los resultados de las elecciones en el Beni, donde una candidata mujer obtuvo el 44% de los votos frente a los tres restantes candidatos, varones, es una cifra que demuestra con elocuencia el cambio de mentalidad que se va operando en nuestra sociedad con referencia a la participación de las mujeres en la política. Este resultado nos permite hacer una breve reflexión histórica sobre el tema. 

La mujer en Bolivia, al igual que en la mayoría de los otros países, estuvo excluida de la administración del Estado y postergada en todos los ámbitos de la vida. Por eso, desde mediados del siglo pasado, las mujeres comenzaron una lucha mundial por sus derechos. Sobre nuestra realidad, basta decir que hasta 1969 Bolivia no tuvo ministras mujeres. Incluso durante las cuatro presidencias “revolucionarias” de Paz Estenssoro, que gobernó Bolivia por más de diez años y que según sus seguidores fue el “estadista” que transformó a Bolivia, no tuvo una sola mujer ministra en sus varios gabinetes. Tampoco hubo ministras durante las dos presidencias “revolucionarias” de Hernán Siles Zuazo, lo que significa que la Revolución de Abril no tomó en cuenta a ese sector. Lo propio ocurrió con los gobiernos militares, 1964–1982, que excluyeron totalmente a las mujeres de la administración del Estado; tampoco los llamados gobiernos militares “revolucionarios” de Ovando y Juan José Torres. Es más, ni siquiera en gobiernos de presidentes jóvenes, en pleno tercer milenio, como el de Tuto Quiroga, que estudió en EEUU, hubo ministras.

La primera ministra en nuestra historia fue la doctora Alcira Espinoza, ministra de Trabajo y Seguridad Social en el corto gobierno constitucional del doctor Adolfo Siles Salinas, quien gobernó el país después de la muerte del general Barrientos, del 27 de abril al 26 de septiembre de 1969, gobierno que fue derrocado por el entonces todopoderoso general Alfredo Ovando Candia, comandante en Jefe de las FFAA, quien luego de asaltar el poder restituyó la hegemonía plena de los varones en el gabinete presidencial.

A diferencia de países vecinos, que incorporaron a la mujer en la administración del Estado mucho antes, Bolivia recién luego de 144 años de su fundación confió a una mujer un ministerio por cinco meses. Esto en razón de que en el pasado inmediato la mujer era considerada inepta para administrar el Estado y con capacidad única para atender el hogar.     

Qué diferente a lo que ocurre hoy en Bolivia, donde hay una verdadera revolución de género. Actualmente en el gabinete presidencial hay siete mujeres ministras, las cámaras de Senadores y Diputados están presididas por mujeres, la mitad de las parlamentarias son mujeres, la presidenta del Consejo de la Magistratura es una mujer de pollera, en todos los órganos de Justicia predominan las mujeres, la Corte Nacional Electoral está dirigida por una mujer, la presidenta de la Aduana Nacional es de sexo femenino, una mujer de pollera presidió  la Asamblea Constituyente, actualmente hay mujeres embajadoras, comandantes de la Policía, directoras de instituciones estatales, rectoras de universidades, gerentes de bancos, concejalas, consejeras y alcaldesas de vestido y pollera; lo que significa que además de equidad de género hay inclusión social plena.

Bolivia vive actualmente una verdadera revolución de género y es un paradigma para las mujeres del mundo. En ningún país del planeta, ni siquiera en los más desarrollados, la mujer participa tan plenamente en la administración del Estado como en Bolivia. Al fin, hombres y mujeres asumen responsabilidades con los destinos de la patria, y esto es un avance histórico que merece ser resaltado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia