Columnistas

Revolución urbana

Vivimos una oportunidad histórica inmejorable para encarar los enormes desafíos del siglo XXI

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

00:02 / 25 de noviembre de 2014

Ante el anuncio de crear ciudades nuevas en el territorio nacional va mi comentario. En primer lugar, estoy convencido de que un gobierno como el actual, con decisión política y medios financieros, puede iniciar una revolución urbana. Segundo, vivimos una oportunidad histórica inmejorable para encarar los enormes desafíos del siglo XXI como son el desarrollo urbano sostenible, el vivir bien o las ciudades inteligentes. Y tercero, es obvio que semejantes proyecciones demandan un pensamiento lúcido y acciones creativas, que superen la mediocre visión, desestructurada y cortoplacista, de la pelotera por concejalías municipales o la guerra del sistema de transporte masivo.

En una revolución territorial con nuevas ciudades se estimulan preguntas tales como: ¿qué cantidad de población deben tener las ciudades propuestas? ¿Qué zonas de enorme importancia económica y fuera del eje La Paz, Cochabamba y Santa Cruz (por ejemplo el Chaco boliviano) deben potenciarse con nuevos asentamientos humanos? ¿Qué paradigmas deben guiar el diseño de esas ciudades?

Existen modelos en el planeta que inspiran. Los ejemplos históricos del siglo XX como Chandigard en la India o Brasilia, que abrió la frontera urbana hacia la Amazonía brasileña, son ilustrativos; pero dos modelos actuales son particularmente potentes. Uno: los Emiratos Árabes Unidos  están construyendo la ciudad de Masdar, que será, dentro de muy poco, la única ciudad inteligente enteramente sostenible y sustentable con cero emisiones de carbono. Diseñada con sofisticación técnica y recuperando tradiciones urbanas locales, los árabes están terminando su modelo de ciudad ideal donde lograrán reavivar sus usos y costumbres con tecnología de punta. Dos: en nuestro continente, el Gobierno de Ecuador está culminando la construcción de la primera ciudad planificada del milenio: Yachay. El asentamiento, apartado de las ciudades tradicionales, está dirigido a la juventud para generar conocimiento con todos los servicios urbanos y 13 institutos (clusters) de investigación. Ahí se desarrollarán estudios en tecnología de punta, energías renovables, gestión sostenible de los recursos naturales, y también de un tema olvidado: la sensibilidad. Ese cluster, llamado de Territorio y Cultura, trabajará en la protección del patrimonio cultural y la promoción del arte ecuatoriano. Vaya acierto de esa planificación urbana: equilibrar la generación de recursos con el saber sensible.

Ambas experiencias, con diferentes ideologías, promueven la nueva revolución urbana con paradigmas propios que truecan la inercia de la concentración urbana tercermundista; de lejos, la más funesta herencia occidental.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia