Columnistas

Revueltas en Egipto

La Razón / Carlos Zambrana Ávila

00:07 / 01 de diciembre de 2011

El estallido de los conflictos en la República Árabe de Egipto en los meses pasados ha sorprendido a los países que apoyaron al régimen de Hosni Mubarak y a toda la camarilla gobernante. El ascenso de Mubarak al poder se produjo en octubre de 1981, después del asesinato de Anwar el-Sadat a manos de radicales islamistas durante el desarrollo de una parada militar, quienes consideraban que Sadat había cometido una traición al haber firmado un Tratado de Paz con Israel en Camp David, en 1979.

La primavera árabe alcanzó a Egipto en febrero, y el dictador tuvo que renunciar a regañadientes, luego de ostentar el poder con mano de hierro durante 30 años. Durante ese tiempo, Egipto se convirtió en un Estado de corte policial, donde no estaba permitido la más mínima oposición; administrado por una Constitución discriminatoria, anacrónica y cavernaria, que vetaba la participación de las grandes mayorías en la vida política. Todo ello financiado con los 1.300 millones de dólares anuales que EEUU entregaba como apoyo militar.

El mariscal Mohamed Tantaui, estrecho colaborador de Mubarak durante décadas, actualmente preside la Junta Militar, responsable de la transición, que más que avanzar parece que se arrastra. Desde febrero, el pueblo egipcio viene exigiendo su alejamiento, por las maniobras que Tantaui está llevando a cabo con el fin de perpetuarse en el poder y preservar los privilegios e intereses del conglomerado militar industrial existente, y que sólo beneficia a una pequeña elite.

Por todo ello, la primavera árabe no termina de escampar en Egipto; mientras, los militares siguen cometiendo toda clase de arbitrariedades, igual o incluso peor que en la época de Mubarak, masacrando al pueblo que protesta y enjuiciando a los activistas (12.000 hasta ahora).

En este contexto, que EEUU y sus aliados europeos pretendan continuar con el ajedrez geopolítico en Oriente Medio, utilizando al ejército para mantener el andamiaje político y económico, constituye una provocación y una afrenta al pueblo egipcio, cansado de permanecer en la oscuridad y la pobreza; además, conlleva serios riesgos y amenazas para la paz de la región. En la región, hace ya bastante tiempo que existe un profundo malestar y resentimiento por la intromisión en los asuntos internos de los países árabes por parte de las potencias occidentales; mediación que ha frenado sistemáticamente el surgimiento de las genuinas democracias que tanto necesitan estos países.

¿Cómo es posible que se siga manteniendo a estos pueblos en una estructura social casi feudal, y al mismo tiempo se saquen sus recursos naturales, especialmente el petróleo, sin la más mínima consideración?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia