Columnistas

Riesgos de penalizar el acto médico

El tema de la negligencia médica, así como el de la criminalidad, es un problema estructural

La Razón / Alfonso Bu­eno

04:19 / 05 de diciembre de 2011

A mediados de septiembre, la Sociedad Boliviana de Ciencias Forenses llevó a efecto un primer curso Internacional de Bioética y Derecho Médico, con énfasis en el tema de Mala Praxis Médica. En él, destacados profesionales médicos y abogados de distintos países coincidieron en la necesidad de advertir sobre las graves consecuencias de penalizar el acto médico.

Tratar el tema de vidas humanas desde el punto de vista de la “estadística” nos parece a todas luces un tanto frívolo; pero a veces se hace indispensable hacerlo de este modo, para comprender el alcance de las posiciones y las consecuencias de las mismas. Destaca un órgano de prensa que en 20 años se han demandado 5.000 casos de mala praxis en Bolivia. Eso nos da una media de 250 casos por año, y un promedio de 20 casos mensuales.  Cabe señalar que el mismo medio destaca que de todos esos casos denunciados, un 60% de ellos se ha resuelto por la vía de la conciliación entre las partes, mediante un transaccional.

Lo que no se nos dice es que diariamente y solo en La Paz se efectúan en los distintos centros médicos públicos y privados un promedio de 500 cirugías exitosas de distinta índole, sin tomar en cuenta los partos y la atención de más de 3.000 pacientes que recurren para ser sanados mediante distintos tratamientos.

Los que defienden la tesis de la penalización del acto médico consideran, equivocadamente, que con unos cuantos médicos en la cárcel dejarán de existir o al menos disminuirán considerablemente los casos de negligencia médica en el país. Sostener una tesis de este tipo supone que, ante el aumento de la criminalidad en una determinada zona, la política más acertada sería aumentar el número de efectivos policiales y reprimir la misma con violencia.

Sin embargo, el tema de la negligencia médica, así como el de la criminalidad en determinada zona, es un problema estructural, que tiene que ver con la calidad de vida y el grado de educación de la población. Esencialmente, el tema es un problema de Estado. El artículo 37 de la nueva Constitución Política determina que: “El Estado tiene la obligación indeclinable de garantizar y sostener el derecho a la salud, que se constituye en una función suprema y primera responsabilidad financiera. Se priorizará la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades”.Cualquiera que dé una vuelta por los distintos hospitales para conversar con el personal administrativo, los médicos y las enfermeras se dará cuenta de que el rol fundamental, indeclinable y de prioridad nacional de sostener y designar de manera adecuada y oportuna los fondos necesarios para el buen funcionamiento de los hospitales, no corresponde con la realidad.

Pretender, por tanto, que la penalización del acto médico es la solución, supone una verdadera temeridad y un acto de negligencia por parte del Estado, debiendo más bien cumplir con los preceptos contenidos en el art. 37 de la CPE antes mencionado. Lo contrario y de promulgarse una ley que penaliza el acto médico con hasta 15 años de cárcel, y de carácter retroactiva, nos llevará a una medicina defensiva, en la que la mayoría de los médicos, que son los buenos y sacrificados, preferirán no ejercer tan noble arte; o de hacerlo, lo harán en clínicas privadas, donde no adolecen de falta de insumos, se cobra muy alto por los servicios prestados, se trabaja menos y se gana más, pero pocos son los que pueden acceder a ella.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia