Columnistas

De Ripley

La evaluación sobre las conductas de las personas se deben hacer al  final de una vida

La Razón / Reymi Ferreira

01:11 / 01 de marzo de 2013

El anuncio de marchas, bloqueos y hasta de “paros indefinidos” anunciados por la dirigencia cívica orureña, exigiendo la restitución del anterior nombre del aeropuerto de la ciudad, parece de “Ripley”, y no en el sentido que sea injusto el pedido, sino por el carácter paradojal del sentimiento que abriga la protesta.

Han pasado 100 años desde que Juan Mendoza, el primer piloto boliviano y combatiente en la Guerra del Chaco, volara sobre la planicie altiplánica en una nave precaria; y desde esa fecha, casi todas las ciudades del país tuvieron su propio aeropuerto. Después de un siglo, el actual Gobierno construyó un aeropuerto e hizo justicia con Oruro. Este hecho trascendental ha quedado, sin embargo, relegado a un segundo plano, por un movimiento que cuestiona que el moderno aeropuerto lleve el nombre del presidente, el orureño Evo Morales.

No se puede negar que es un autogol que la bancada oficialista haya bautizado con el nombre del Presidente al aeropuerto, en la Asamblea Legislativa de Oruro. Llunk’erío, agradecimiento o lo que fuera, es un error, que obviamente la oposición, atenta a cualquier desliz oficialista, ha sabido utilizar demagógicamente. Existe un decreto supremo de 1937, dictado por el presidente Germán Busch, que prohíbe que calles, avenidas, paseos y lugares públicos lleven el nombre de personas vivas, y por lo que entiendo dicho decreto no ha sido derogado. Pero aunque así no fuera, no es correcto que se nominen lugares públicos con nombres de personas vivas. Existen varias razones para ello. La evaluación sobre las conductas de las personas se deben hacer al final de una vida. Segundo, este tipo de nombramientos fomenta el culto a la personalidad; y tercero, como ocurre ahora, mientras las personas están vivas, por más buenas que sean sus acciones, siempre tendrán aliados y oponentes.

No creo que haya estado en mente del presidente Morales que el aeropuerto lleve su nombre, y mal podría por lo tanto imponer su voluntad sobre una Asamblea Departamental para nombrar o quitar el nombre, (que lo haga podría interpretarse como un agravio). Lo que cabe es que sea la propia Asamblea Legislativa la que modifique la nominación del aeropuerto.

Un viejo dicho dice que mientras algunos apuntan la luna, otros se preocupan del dedo que la señala. Aquí, por un error político, atizado hábilmente por la oposición, se está desmereciendo una obra anhelada por Oruro. Que no es correcto poner el nombre de una persona viva a una obra pública es cierto; pero también es verdad que no es correcto, y resulta hasta inmoral, estimular la animadversión contra una autoridad que —a diferencia de otros— se acordó que Oruro, al igual que los demás departamentos, necesitaba un aeropuerto, y lo construyó.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia