Columnistas

Sáenz al Bailando

La gente, leáse el pueblo, no quiere escuchar a lectores aburridos leyendo en sus PumasKataris

La Razón Digital / Rodrigo Urquiola *

00:00 / 23 de abril de 2017

La auténtica libertad es no trabajar” recuerdas que leíste (seguramente en el Facebook) que dijo un filósofo alemán. De igual manera recuerdas que leíste, en el Facebook también, que hay un montón de actividades por el Día del Libro. Incentivar a la lectura. Te dices: la lectura es libertad. Te repites: para ser un gran lector debes renunciar a tu trabajo. Pero hay que comer, si no comes, no vives; si no comes, corres el riesgo de quedarte ciego; si te quedas ciego, no hay lectura y la libertad a oscuras, piensas en lo inevitable; no debe ser una libertad tan grandiosa, después de todo.

¿Qué nos queda, entonces? Y te recuerdas volviendo del trabajo, ya en tierras chasquipampeñas, comprando la cena en tu restaurante favorito, un pollo frito, si vamos a entrar en detalles. Y recuerdas la televisión frente a los comensales. El niño “No te ralles así” bailando en un reality de famosos, donde el único famoso que conoces es precisamente él. Lo recuerdas despertando el entusiasmo, las miradas como si pendieran de hilos que cuelgan del techo. Recuerdas al conductor del programa anunciando que se bailará el ritmo de chicha. Y las risas, estruendosas, cuando los espectadores ven a los jueces del show, quienes probablemente nunca pisaron las tierras del niño “No te ralles” o las mismas chasquipampeñas. Y hay tantas maneras de pisar un determinado lugar, piensas, pero no nos salgamos del tema que hay poco espacio. Y te dices: las risas son libertad, ¡eureka!

El Dakar es una especie de Bailando por un sueño, piensas. Los espectadores escogen a su favorito, se emocionan con sus lágrimas, celebran sus pequeños triunfos —todo triunfo es pequeño, te dices, pero no nos salgamos del tema—. Y entonces, otra vez, la sensación: ¡eureka!

Por fin una manera efectiva de incentivar a la lectura. La gente, léase el pueblo, no quiere escuchar a lectores aburridos leyendo en sus PumasKataris —el mejor transporte del mundo mundial, eso sí— ni en ferias de El Prado; ni le interesan las maratones de lectura de El Quijote, que deben tener cierto encanto burgués que no has alcanzado a comprender, como eso de comer con tantos tenedores en ciertos lugares elegantes; pero quizás nos estamos saliendo del tema con esto de los tenedores. Quizás.

La gente quiere —todavía no sabe qué quiere, pero va a querer— ver a Jaime Sáenz o a René Bascopé bailando por un sueño. Quieren ver a Jesús Urzagasti o a Claudio Ferrufino con un casco de motociclista llegando a la meta enfundados en una bandera boliviana. Quieren que Carlos Rocabado les diga que deben leer un libro para ser libres sin necesidad de dejar de trabajar. Quizás.

* es escritor y redactor de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia