Columnistas

Sanders y el cambio en Estados Unidos

Bernard Sanders es el viento de cambio que las nuevas generaciones estaban esperando

La Razón (Edición Impresa) / Emilio Pinto Marín

01:18 / 30 de marzo de 2016

Estamos asistiendo a un fenómeno político en la elección de la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales de Estados Unidos: el senador Bernard Sanders está cuestionado al establishment de la política norteamericana, denunciando que ésta está al servicio de sus financiadores (las corporaciones transnacionales que especulan en Wall Street), poniendo así en tela de juicio la ética que acompaña las gestiones gubernamentales en beneficio del 1% más rico de EEUU, que se apropia de casi la mayor parte de la riqueza que genera el país industrializado más importante del globo terráqueo.

Las propuestas de Sanders —redistribuir la riqueza a partir de subir el salario mínimo a 15 dólares la hora, de repatriar las industrias de China para generar empleo para los estadounidenses, de hacer que la universidad sea accesible para todos (gratuita), universalizar el sistema de salud y de gravar con impuestos a Wall Street— han generado más de una ironía de parte de expertos en cálculos presupuestarios, señalándolas como “irrealizables”, pero sin aclarar que lo son en un escenario de statu quo, toda vez que estas propuestas “políticamente incorrectas” para la mentalidad de la comunidad a la que pertenecen estos “expertos” son un ataque al sistema que beneficia al 1% más rico y, obviamente, esto no es real.

Sin embargo, la apuesta de Sanders en la sociedad que ha desarrollado la ciencia y tecnología más avanzada a nivel mundial es que se utilice el sistema para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, sobre todo de la clase media, y quizá avanzar un poco más, y mejorar la calidad de vida de los vagabundos (home less) que carecen de un hogar y deambulan por las calles de la capital, Washington, llevando todas sus pertenencias en carritos de supermercados, ironías del país de la libertad y las oportunidades.

No obstante, el senador de Vermont, quien no se considera un político de carrera, asegura que su ascenso desde alcalde en la pequeña ciudad de Burlington hasta llegar al Parlamento estadounidense (que empezó con el 2% de votación en su primera incursión hace más de 25 años para llegar a obtener el 71% en su reelección como senador) nos muestra que el cambio ha tocado las puertas de la democracia más elitista del mundo. Sus propuestas, válidas  para los países nórdicos, pero también para naciones en desarrollo como la nuestra, están siendo escuchadas por miles de jóvenes que, a partir de estos planteamientos, han comenzado a participar activamente en las elecciones presidenciales. Además, se sienten cautivados por el hecho de que Sanders se haya autodeclarado socialista, corriente que para la ideología mercantilista representa la parte más retrógrada y amenazante del sistema de economía de mercado.

Sanders es el viento de cambio que las nuevas generaciones estaban esperando, es lo que la generación de los “mileniums” está apoyando, representa lo que en América Latina comenzó, pero se desvió. Es tiempo de retomar la honestidad y sencillez de sus planteamientos, porque al final, mejorar la calidad de vida de la sociedad no es privilegio de los políticos, sino de la sociedad misma.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia