Columnistas

¿Seguridad alimentaria?

No podemos perder la oportunidad de eliminar el hambre y la mala alimentación en el país

La Razón (Edición Impresa) / Emilio Pinto

01:11 / 29 de abril de 2015

La Cumbre Agropecuaria es una oportunidad para dar un cambio de timón que garantice que las más de 10 millones de personas que habitamos en Bolivia nos podamos alimentar de manera digna y que podamos rescatar la biodiversidad productiva adormecida por siglos de colonización. Hoy por hoy la dieta de la mayoría de nuestros conciudadanos es por demás deficiente, con sus consecuencias en términos de enfermedades que van desde la obesidad y mal nutrición. En tal sentido, debe identificar cuál es la mejor política alimentaria que debe llevar adelante el país. Somos solamente 10 millones de habitantes, no 20 ni 100, menos 200, por lo tanto, no puede ni debe haber niños desnutridos, y menos personas que pasen hambre.

En segundo lugar está el rescate de alimentos de alto valor nutritivo que en toda la geografía patria existen, desde frutas como el achachairú, el copuazú, tubérculos como la aricoma, la ajipa, la oca, verduras como el oqoruro y una infinidad de variedades ocultas en el mercado. Asimismo, cumbres como la de la semana pasada representan una gran oportunidad para tratar el problema de la producción agrícola transgénica. No es desconocido que ésta responde a la producción transnacional de alimentos, en la que el objetivo es la ganancia a partir del abastecimiento masivo y controlado geopolíticamente de miles de millones de habitantes, con grandes ganancias para los monopolios de semillas transgénicas, empresas que las modifican permanentemente y que generan una dependencia que no solo implica a las semillas, sino también a los pesticidas que agotan irreversiblemente la Madre Tierra. El Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), ente gubernamental que ha recibido recursos nacionales para llevar adelante procesos de mejoramiento de semillas de papa, maíz y arroz que resistan los fenómenos propios de la agricultura como heladas y plagas, ya ha dado sus primeros frutos. Es en esta instancia que se debe garantizar la seguridad alimentaria del país y de la región.

No podemos perder la oportunidad de eliminar el hambre y la mala alimentación, es momento del óptimo aprovechamiento de la variedad de alimentos que nos ofrece la Pachamama. Está claro que el problema no pasa por la cantidad, sino por la calidad. Si se quieren generar recursos externos, una política de producción de alimentos agrícolas para la cocina internacional “gourmet” es la forma más geopolítica de hacerlo, el ejemplo de la quinua es evidente. Garanticemos el futuro de nuestra sociedad, de nuestros hijos, creando en todas las regiones del país bancos de germoplasma, que representarán las mejores divisas de Bolivia. Ya decía Zavaleta Mercado, un país es lo que come. Es hora de combinar los saberes ancestrales con la ciencia y tecnología al servicio de la sociedad.     

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia