Columnistas

Siembra de otoño y primavera

‘Para saber cómo ganar, hay que saber perder.’ (Henrique Capriles Radonski, 07/10/2012)

La Razón / José Rafael Vilar

01:04 / 16 de octubre de 2012

Siembra de otoño. He seguido, en mis comentarios y en mis lecturas el mediático 7-O venezolano. En los días siguientes, he leído muchos artículos, posts y tweets, desde el ganador y desde la oposición. Voy a desechar los que —por angas o por mangas extremistas— sólo enturbian el debate porque, a fin de cuentas, los perdedores (Capriles Radonski y la Mesa de Unidad) aceptaron como legal la victoria de su oponente.

De todo lo leído, un artículo y un post (desde ambas orillas) me formaron opinión: Entender el 7 de octubre, de Reinaldo Iturriza López; y Hugo Chávez pierde camino ¿Usted qué opina?, de J.J. Josué Jesús. Dos visiones distintas pero complementarias sobre el después del 7-O. Voy a resumir lo importante de ambas.

¿Por qué venció Chávez? Porque dio esperanza a muchos venezolanos desposeídos que olvidó la IV República y les mejoró significativamente sus condiciones de vida (a qué precio de mala administración y corrupción, es otro cantar) y porque supo posicionar exitosamente un modelo político regional, aunque el costo económico fuera inmenso.

¿Por qué Capriles no fue un perdedor? Porque su votación creció y mucho: comparado con 2006, su candidatura aumentó de 36,9% a 44,13% en 2012; pero en números de votos creció 2.207.109, porque en 2012 votaron 3.219.859 electores nuevos, de los cuales la candidatura ganadora sólo consiguió 827.884. Además, Capriles ganó 7,23% en votos válidos con respecto a 2006 (mientras que la votación a favor del Presidente disminuyó 7,59 puntos netos), separándolos 1.637.389 votos válidos, cuando en 2006 la diferencia fue de 3.013.614 (menos que los nuevos votantes). También la oposición, por primera vez en 13 años en elecciones generales, ganó en dos estados (y el Mandatario en 22).

Nadie pide hoy que el modelo social actual venezolano sea sustituido. La gran discusión está en su administración (y, por ende, en el modelo político). Esto último lo ha comprendido Hugo Chávez cuando renueva su gabinete bajo la consigna de “¡Eficiencia!”. La economía venezolana, fracasada hoy a pesar de su riqueza, la necesita. El gran reto de la oposición venezolana ahora es seguir unida para afrontar las elecciones regionales de diciembre, sin caer en la decepción ni acusar fraudes sin pruebas. Su reto es ser proactiva y propositiva y no unirse solamente contra Chávez Frías (la peor de las posiciones); que se aparten los que sólo quieren acabar con el actual Gobierno la beneficiará en claridad de metas.

Siembra de primavera. No puedo terminar sin mencionar mi homenaje y reverencia a Malala Yusufzai, defensora de la educación de niñas como ella en Paquistán. Hoy agoniza, mañana quizás muera o se salve, pero será siempre una luz señera contra el oscurantismo. Reivindicando mi fe en Dios aún más allá de las denominaciones, 50 clérigos musulmanes paquistaníes han lanzado una fatwã (proclamación legal religiosa del Islam) contra los asesinos talibanes que dispararon a la cabeza de esa niña para acallar su voz. Una vez más, el fanatismo pierde.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia