Columnistas

Signo en la ciudad

Lo no construido puede tener tanta o mayor relevancia que lo construido en el discurso urbano  

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

00:01 / 02 de octubre de 2014

En el último tiempo abordamos en algunos artículos el tema de la fenomenología de esta ciudad a partir de lo construido, sin considerar que lo “no construido”  puede tener, en algunos casos, tanta o mayor relevancia en el discurso urbano y sus distintas revelaciones. Esto último cualifica mucho más a las ciudades, especialmente por la extracción de apreciaciones singulares de la población.

Es así como ciertos territorios urbanos no solo producen atención, sino que motivan a desarrollar nuevas ideas basadas en imágenes colectivas y subjetivas, relacionadas con su posible reconversión para el futuro de las ciudades. Una especie de relatos sobre cómo debieran cambiar. De esa manera, la imaginación se convierte en un signo urbano que expresa los ideales de la ciudadanía.

Nos referimos, por ejemplo, al terreno de la cárcel de San Pedro, que desde siempre fue y sigue siendo el espacio urbano más deseado e inspirador de infinidad de proyectos imaginativos no solo para tareas universitarias y de grado de las facultades de Arquitectura, sino para propuestas urbanas particulares. Todas aquellas personas que muestran interés no ocultan su franco desacuerdo en que dicho penal siga instalado en el centro de La Paz. Tampoco está lejos el hecho de que esas opiniones se conviertan, de a poco, en una especie de presión para el traslado y demolición de ese recinto penitenciario.

Es más que evidente que ese territorio urbano debe cumplir con nuevas funciones, y que su recuperación es necesaria no solo por su ubicación, sino por sus dimensiones respetables. Esos “supuestos no construidos” han dado lugar, por otra parte, a una serie de proyectos para su uso que van desde la creación de centros culturales o económicos hasta la instalación de teatros, lo cual recibe de la opinión pública un apoyo incondicional cuando los conoce. Esto recuerda que una ciudad que no satisface los deseos de quienes la habitan, carece de sentido.

Si bien aquello sucederá en cualquier momento, el destino o función de la edificación a construirse debiera establecer que todo proyecto planificado en ese espacio no olvide que desde la urbanística moderna, e incluso en modelos de ciudades del futuro (ideales), el “vacío urbano” juega un rol fundamental hasta la actualidad. Esto no solo por la importancia que tienen dentro del panorama atiborrado de edificaciones en la urbe, sino porque La Paz requiere con urgencia aquello. Situación que debiera ser considerada en proyectos que exijan a las edificaciones futuras formar parte de áreas subordinadas.

Los vacíos urbanos, como son los parques, las plazas y demás, son hoy los lugares más deseados por la ciudadanía en las urbes contemporáneas, porque en los últimos años fueron proyectados para ese efecto solo los remanentes de las zonas edificadas, es decir, los sitios residuales.

Es evidente que todo signo urbano debe ser entendido como señal e indicio del imaginario colectivo. Y en el caso del predio al que nos referimos, éste debe motivar la construcción de propuestas urbano-arquitectónicas que no estén exentas del esparcimiento de la población. Cabe recordar que aquella ciudad que deseamos solo tendrá sentido en la medida en que los sueños se den cita en espacios creados para nutrirla. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia