Columnistas

Silencio y palabra

La génesis de todo diálogo halla su esencia en el callar, escuchar, discernir y luego hablar

La Razón / Carmen Bocángel

00:16 / 28 de mayo de 2012

Los conflictos sociales entraron nuevamente en escena, provocando que el respeto a la dignidad de varias personas sea atropellado por el uso de la violencia, a falta de un entendimiento entre  los sectores involucrados. Mientras cada quien expone su verdad y quiere prevalecer en sus razones, se olvidan de escuchar y poner atención en lo verdaderamente propositivo que pueda contribuir a un verdadero diálogo.

Otra vez los conflictos reflejan el cómo estamos en la convivencia social. Lo positivo de la situación: el conflicto es una forma de ejercer ciudadanía y prevalecer derechos civiles promoviendo cambio. Lo ideal sería atenderlo oportunamente para evitar situaciones que vulneren los derechos de los ciudadanos y acciones violentas. 

Una reflexión hecha por el papa Benedicto XVI refiere algo importante que se combina en el proceso de diálogo: silencio y palabra. Dos momentos de la comunicación que deben equilibrarse e integrarse para lograr un auténtico diálogo y cercanía entre las personas. Así lo refiere en su mensaje dedicado en la jornada mundial de las comunicaciones sociales de este año.

Otra vez en Bolivia se escucha la convocatoria a dialogar, algo que por su reiterada evocación está provocando un desgaste en su valor y verdadero sentido como camino para resolver los conflictos. La génesis de todo diálogo halla su autenticidad en el callar, escuchar, discernir y luego  hablar. Partir de escuchar  al otro  en un silencio respetuoso que no significa ceder o perder un espacio en la negociación ya que en el silencio se puede comprender y  encontrar. Benedicto XVI explica que al hacer silencio se permite hablar a la otra persona y no aferrarse sólo a las propias ideas, y que es necesaria una oportuna reflexión del valor de práctica del silencio para hallar momentos de escucha recíproca.

Estamos acostumbrados a hablar demasiado y  recibir mensajes de todo lado; mensajes que pueden tener mucha legitimidad pero no se logran  comprender porque todos hablamos a la vez, aferrados a la propia posición y  nadie escucha al otro. En el silencio escuchamos y nos conocemos mejor a nosotros mismos, se profundiza el pensamiento y comprendemos con mayor claridad lo que queremos decir o esperar del otro (Benedicto XVI).

Entonces, hagamos práctica en el silencio para discernir tantos discursos que van y vienen; discursos de ataque, condena, justificación o defensa; discursos que no siempre son propositivos ni apuntan al bien común. Quizás así el diálogo auténtico que tanto se pide llegue efectivamente antes que el observar de nuevo en la calles violencia entre bolivianos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia