Columnistas

Soledades

La sociedad se regodea en sus avances tecnológicos, mientras posterga su ascenso en valores

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

01:00 / 17 de marzo de 2016

Lucía SaumaAl menos 35 millones de niños y niñas menores de cinco años en el mundo pasan el día solos o bajo la tutela de otro menor de 10, sentencia la investigación de Overseas Development Institute (ODI). Según los autores, esto “no refleja una falta de amor por parte de sus padres, sino una crisis mundial de cuidados”, que se cobra revancha con los más pobres. Estos datos son el espejo de una sociedad que se regodea en sus avances tecnológicos y posterga su ascenso en valores humanos, en afecto, en compasión y solidaridad.

Padres y madres deben salir a trabajar y dejar a sus hijos solos. En este mundo desigual son las mujeres las que emplean más tiempo en las labores de cuidado no remuneradas, hasta nueve horas diarias principalmente en el cuidado de sus hijos. Pero la sociedad tiene formas de castigar la maternidad y la paternidad. En nuestro país, si bien existen leyes que protegen a las embarazadas y a sus parejas, garantizando su permanencia en el trabajo hasta que el recién nacido cumpla un año, casi nadie contrata una gestante. Al contrario, existen empresas que antes de dar empleo a una mujer le piden pruebas de que no está embarazada.

Para un porcentaje creciente de hombres y mujeres tener hijos se ha convertido en una “carga” que se traduce en maltrato, dejadez, abandono y finalmente infanticidio. Según un informe de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, de los 2,5 millones de niñas y niños del país, el 83% sufre violencia en sus propios hogares o escuelas, son frecuentes los castigos físicos, mediante golpes e insultos de sus propios padres, madres, maestros y su entorno familiar. Hay más de 20.000 niños, niñas y adolescentes que viven en centros de acogida; el 75% tiene familias, pero fueron abandonados. Cerca de 10.000 se encuentran viviendo en la calle, principalmente en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba. Finalmente, de enero a julio de 2015 se reportaron 29 infanticidios.

No son pocos los recién nacidos que terminan en una bolsa negra dejada en la basura o en un rincón oscuro de una calle cualquiera, alguno que otro se salva, como la bebita de meses que en febrero de este año fue descubierta con vida por dos escolares, metida en la nefasta bolsa, colgando en un árbol de la avenida Juan Pablo II, a pasos de la cruz papal en El Alto. No fue el caso de la niña de seis años en Cochabamba que murió el 4 de marzo por los golpes que le dio su madre, al notar que la pequeña había derramado un bidón de querosén y perdió Bs 50.

Este no es un tema que llene hojas y horas en los medios de comunicación, ni es motivo para que las redes sociales hagan campañas. Aun a costa de quedar en el olvido, no puedo dejar de escribir sobre una herida que duele y no encuentra cura.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia