Columnistas

¿Solo furia…?

¿No es acaso el ser humano el que deforesta los bosques sin pensar en las funciones que cumplen?

La Razón (Edición Impresa) / Natalia Calderón Angeleri

00:02 / 11 de febrero de 2014

Cada vez con mayor certeza la evidencia científica advierte que el cambio climático es inequívoco y que la influencia humana en el sistema climático es clara. Además, el rango de impactos actuales y proyectados revelan que se necesitan estrategias para poder lidiar con estos fenómenos. Sin embargo, nuevamente este año los titulares nos hablan de la furia de la madre naturaleza, sin mencionar siquiera el rol fundamental del hombre en estos eventos.

Desde hace tiempo es de conocimiento general que el cambio climático implicará un aumento en la frecuencia e intensidad de los eventos extremos y de los riesgos de desastres naturales que éstos conllevan, como sequías e inundaciones. Durante miles de años las poblaciones han afrontado los desastres de distintas maneras.  Sin embargo, los impactos del calentamiento global exigen que en nuestro país el ordenamiento territorial y la planificación del desarrollo incorporen efectivamente el análisis de los riesgos climáticos actuales y previstos a causa del cambio climático; además, que la gestión del desarrollo se lleve a cabo de acuerdo con la capacidad de uso del suelo y una adecuada planificación territorial.

No puede ser que los planes de ordenamiento territorial y los planes de desarrollo municipal sigan siendo documentos que están guardados en las estanterías de nuestros municipios, que las oportunidades de desarrollo local estén basadas en las demandas locales sin orientación alguna sobre las capacidades de uso del suelo, y que la gestión de riesgos continúe siendo concebida como la reducción de desastres limitada a las actividades de atención a emergencias y apoyo a las víctimas cada año.

Necesitamos pensar sobre el rol fundamental del ser humano a la hora de analizar las causas, los impactos y los efectos de estos recientes eventos extremos, y no solamente echar la culpa a la furia de la naturaleza. ¿No es acaso el ser humano el que deforesta y degrada sus bosques sin pensar en las funciones que éstos cumplen? ¿Cuánto del desarrollo local en nuestros municipios obedece a una adecuada planificación del territorio y a ofrecer oportunidades productivas de desarrollo local acordes con la capacidad de uso del suelo?

Debemos transitar hacia una planificación y gestión del desarrollo que nos permita actuar oportunamente y de manera planificada, concertada, participativa e integralmente para la reducción de las condiciones de riesgo de desastres, en la búsqueda del desarrollo integral y sostenible de nuestro país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia