Columnistas

¿Solo historia?

El hombre actual metropolitano está llevando a descender valores del espacio público

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

04:04 / 17 de abril de 2014

Escritos actuales remarcan que la ciudad contemporánea es “el monstruo que las sociedades han engendrado”, motivo por el que necesita —cada vez más— de medios para ser redimida. Esta realidad lleva a comprender en qué medida el hombre es lo que muestra en la dimensión de la ciudad.

Así, aparecen los distintos lenguajes —no muy optimistas— de lo público, posiblemente porque la urbe actual es muy estresante por el congestionamiento vehicular, el delirio actual que reina en la mayoría de las ciudades y la inseguridad ciudadana, que es el dilema del diario vivir, pues atemoriza a la población en general por los asaltos casi permanentes.

A pesar de todo, es evidente que hoy las ciudades crecen rápidamente. Muchas a 500 km2 por año, cuyo desarrollo es acompañado por la construcción de un gran número de edificios que muestran no solo la densidad edificada, sino el estrangulamiento espacial de sus áreas aledañas, es decir, del espacio público. Esto también a causa de las descontroladas presiones económicas.

Hasta hoy la historia nos ha ido mostrando especialmente valores de lo urbano. Si retrocedemos en el tiempo y llegamos al nacimiento de las ciudades, veremos que en la época griega la ciudad fue considerada el milagro griego no solo porque fue la cuna de la filosofía, sino por la aparición del espacio público (Ágora). De ahí que —como lo reiteran varios escritos— lo más relevante fue el fundamento de la estética griega, que definió lo bello al servicio de lo útil. Sin embargo, no se debiera omitir otros valores como la liberación del individuo gracias a la conformación de la ciudad y su poder público.

Pasando de largo algunos siglos, llegamos a la época moderna en la que la eficacia distinguió al hombre de sus antecesores. Y la ciudad traducía aquello en grandes proyectos de cambios irrefutables y las metrópolis comenzaron a mostrarse con importantes transformaciones referidas por ejemplo a nuevas vías y al transporte masivo. Así, a pesar de ser un tiempo que rompió con el pasado, se buscó la utilidad y la unidad eficiente relacionada con el valor del espacio público en épocas anteriores. Empero, esto no evitó ciertos resultados que no lograron la apropiación del espacio por parte de la población.

En la época actual aún se busca un nuevo vocabulario que permita comprender la condición urbana contemporánea. Esto porque aparecen distintas realidades en ciertos países, como la fragmentación de las ciudades por las diferencias sociales que coexisten en esos territorios. Sin embargo, lo preocupante para muchos es que la ciudad hoy es considerada una constante de transformaciones, en la que el hombre actual metropolitano —según una visión exagerada— está llevando a descender los valores del espacio público.

Tres grandes periodos de la historia que fueron y son vitales para la comprensión del desarrollo de las ciudades: los dos primeros se destacaron por un espacio público que ha dejado huellas significantes, mientras que el tercero aparentemente comienza a dejar de considerar a ese espacio como trascendente. Una realidad que debiera llevar a preguntarnos: ¿será posible olvidar o negar la importancia que tiene el espacio público para la vida del ciudadano, por ejemplo, en esta urbe?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia