Columnistas

Subamos los impuestos

Es con el esfuerzo de sus ciudadanos que La Paz puede sustituir transferencias por más autonomía

La Razón / Carlos Rocabado

00:31 / 17 de septiembre de 2013

El municipio de La Paz ha mostrado de distintas formas su rechazo a los resultados del Censo 2012, que muestran una sorprendente disminución en la cantidad de población que habita su jurisdicción. Esa disminución es poco significativa en términos globales (30.000 habitantes), aunque contrasta con el patrón general y natural de crecimiento poblacional. Es sin embargo más importante ver esta variación en términos relativos: en 2001 representaba el 33,7% de la población del departamento de La Paz y el 9,6% de la población nacional. En 2012, el municipio de La Paz representa el 28,2% de la población departamental y el 7,6% de la población nacional.

Se han hecho ya distintas cuantificaciones de cuánto significa esta disminución poblacional en términos de recursos que dejará de percibir el municipio. El factor población es una de las variables de reparto de recursos fiscales más importantes del sistema de transferencias nacional. Los recursos de coparticipación municipal se reparten en un 100% por factores poblacionales; el número de habitantes también influye en los recursos distribuidos a los departamentos por concepto de Impuesto Especial a los Hidrocarburos y sus Derivados (IEHD), en los recursos denominados del Diálogo 2000 – HIPC-II, y también en los recursos recibidos por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que si bien tienen una factor de distribución territorial a nivel departamental, utilizan la población como factor para repartir los recursos entre los distintos gobiernos locales de un mismo departamento.

Se han mencionado distintas soluciones para paliar la reducción en el monto de transferencias a ser recibidas por el municipio. Por ejemplo, se menciona que La Paz debe generar una política de natalidad más activa, empezando por el propio Alcalde; se ha mencionado que los precios de la vivienda son muy altos y que por ello muchas personas optan por vivir en municipios aledaños. También se ha sugerido que los inmuebles de las instituciones públicas empiecen a pagar el impuesto a la propiedad de bienes inmuebles. Voy a dejar de lado las explicaciones de carácter procreativo y de bienes raíces para enfocarme en las opciones tributarias ligadas a esta última propuesta.

Los municipios más grandes del país son aquellos que más ingresos generan a través de sus impuestos propios. El municipio de La Paz es precisamente uno de los pocos municipios que ha ejercido sus facultades autonómicas al asumir, mediante ley municipal, los dominios tributarios preexistentes que le fueron asignados por la Ley nacional Nº 154 de Clasificación de Impuestos y de manera precedente por la Participación Popular. Estos dominios están reflejados en el impuesto a la propiedad de bienes inmuebles, a la propiedad de vehículos automotores terrestres, a las transferencias de estos bienes. Para compensar la pérdida de recursos por transferencia, es necesario ver la posibilidad de subir los impuestos municipales.

La Alcaldía de La Paz ya ha estudiado la posibilidad de mejorar sus recaudaciones. Los vehículos de alta cilindrada o de mucha antigüedad podrían pagar más impuestos, en concordancia con los objetivos municipales en el complicado sector de transporte. También es posible readecuar los factores de cálculo que sirven para el impuesto a los inmuebles, además de la ampliación de la base que significaría la tributación a bienes públicos. Es con el esfuerzo de sus propios ciudadanos que el municipio de La Paz puede sustituir transferencias por más autonomía. Quienes no estén de acuerdo seguirán emigrando a otros municipios, como sugiere alguna autoridad; tal vez ya ha sido el caso con los 30.000 ausentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia