Columnistas

Ni Suiza... ¡ni Suazilandia!

Si a la esperanza no se le imprime una decidida  acción de nada valdrá el buen deseo

La Razón / Gary Rodríguez

01:20 / 09 de julio de 2012

Duele decirlo, pero en la mayoría de los casos un “buen deseo” no basta. Si así fuera, nadie estudiaría, trabajaría o se esforzaría, aguardando simplemente la excelencia, sin educarse; la ganancia, sin producir; y el destaque, sin vencer la mediocridad. No es así la cosa. Si a la esperanza no se le imprime una decidida acción (además en la dirección correcta) de nada valdrá el buen deseo.

Hace como un lustro atrás se escuchó decir que en 15 años llegaríamos a ser poderosos como Suiza. ¿Cuánto avanzamos? Que la economía boliviana creció, es cierto, pero pudo crecer muchísimo más (sin mayor esfuerzo) aprovechando el increíble auge que vivió el mundo. Que hubo avances sociales cualitativos, también; pero pudieron ser más, con menos traumas. Y en cuanto a la tendencia: ¿Vamos en la dirección correcta, perdiendo inversiones, mercados y empresas?

La aspiración de “llegar a ser Suiza” pudo ser algo desafiante para marcar agenda (no sólo al Gobierno sino a todos) en la edificante tarea de educarse, trabajar con entusiasmo, esforzarse con denuedo, para crecer mínima y sostenidamente al 7% y tener éxito en luchar contra la pobreza, primero, y pensar en vivir como los suizos, después, algo que no ocurrió.

Suiza, un pequeño país federal con menos de 42.000 km2 (más chica que Oruro) y 8 millones de habitantes, pese a ser mediterráneo y carente de recursos naturales, tiene un PIB superior a los $us 600.000 millones  y ocupa un envidiable puesto en el ranking mundial en cuanto al Índice de De-    sarrollo Humano, respaldado por un portentoso ingreso per cápita cercano a los $us 80.000.

La plurinacional Bolivia, con más de 1.000.000 km2 y 10 millones de habitantes, geográficamente enclaustrada también (pero con una envidiable dotación de recursos naturales, climas y pisos ecológicos en su haber) apuesta por un PIB de $us 25.000 millones, lo que haría un ingreso per cápita de $us 2.500, si bien la pobreza agobia aún a más de la mitad de sus ciudadanos.

Veamos otro país más: Suazilandia. Una monarquía africana de menos de 18.000 km2 (casi la mitad de Tarija), con algo más de 1.000.000 de habitantes, mediterránea también, pero con un PIB per cápita cercano a los $us 3.500 ¿Por qué traigo a colación a este país? Porque, repasando las estadísticas de importación de confecciones textiles de los EEUU, pude ver con asombro que no solamente Suiza sino ¡hasta Suazilandia nos va ganando!

Según la Comisión de Comercio Internacional de EEUU, entre 2001 y 2011, ese país compró al mundo la friolera de 788.000 millones de dólares en confecciones textiles. Cabe aclarar que ni la caída de las Torres Gemelas en 2001 frenó su voraz apetito, pues ese año importó 60.820 millones de dólares en confecciones, y de ahí en más siguió subiendo hasta llegar a un nuevo récord de 81.500 millones de dólares en 2011 (www.usitc.gov).

Si durante aquel periodo Suiza vendió textiles a Estados Unidos por 737 millones de dólares, y Suazilandia —¡no lo va a creer!— le exportó $us 1.345 millones, y las ventas de los textiles bolivianos al país del norte de 2001 a 2011 sumaron apenas 250 millones de dólares, entonces no solo estamos lejos de Suiza sino también de ¡Suazilandia!

¿A quién imitar? Sin defender a la monarquía suazilandesa —pues el federalismo suizo es mejor— siendo que a algunos no les gustan los europeos como ejemplo, bien podrían estudiar, entonces, el porqué hasta un diminuto país africano nos gana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia