Columnistas

Sumisión o terror

Esta contienda es una reacción al resurgimiento del fantasma xenófobo que sacude Europa

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

02:38 / 17 de enero de 2015

La masacre de periodistas del semanario Charlie Hebdo y de cuatro hebreos en Vincennes, perpetrada a mediodía en pleno París, no será la última de la serie de episodios que, aparentemente aislados, son parte de la reacción al resurgimiento del fantasma xenófobo que sacude Europa, donde en fechas previas se quemaron cuatro mezquitas en Suecia, cuando un barco fantasma navegaba a la deriva en el Mediterráneo acarreando 900 inmigrantes ilegales, mientras se detectaba entre los alegres matadores del Estado islámico centenas de jóvenes europeos. En ese marco, para colmo, un conocido escritor desarrapado, con naso de bruja, lanza en Francia una novela que se reclama profética, bajo el título de Sumisión. Con ése su último escrito, Michel Houellebeck, frecuente provocador, armado para combatir los valores convencionales de la sociedad francesa, clava un certero dardo en esa recurrente angustia: el avance imparable del islam en Europa en general y en Francia en particular.

En efecto, Sumisión (Ed. Flammarion, 2015) especula un escenario situado en los albores de 2022, jugando a la política-ficción que comienza con la victoria electoral en 2017 del actual presidente Francois Hollande, para un nuevo quinquenio. Entonces —como ahora— los sondeos para la sucesión presidencial muestran como favorita a Marina Le Pen, portaestandarte del Frente Nacional (de extrema derecha).

Para detenerla, “prefiriendo la peste al cólera”, el Partido Socialista se une a los conservadores en oportuno contubernio para convertir en presidente a un Mohamed Ben Abbes, abanderado de los islamistas moderados congregados en una supuesta fraternidad musulmana.

Ese presagio se hace inverosímil por la multitudinaria marcha republicana del 11 de enero realizada en París, que manifestó el rechazo inequívoco de millones de franceses al totalitarismo, bajo cualquier pelaje. Por añadidura, días después, el gobierno de Hollande aseguraba que Francia estaba en guerra contra el islamismo radical, sugiriendo adaptar la patriot-act americana a la realidad francesa. Tarea difícil para la República que desea aplicar medidas de seguridad excepcionales “sin renunciar a los principios y reglas del Estado de derecho” Es decir, hacer tortillas sin romper los huevos. Ante esa pusilanimidad, es grave constatar que Al Qaeda digitó desde Yemen el asesinato de los caricaturistas, y que el Estado islámico hizo lo propio en el mercado judío.

Esa coordinación permite conjeturar que la iniciativa en esta dura batalla estará a merced de los terroristas, que escogerán el tiempo y el lugar para cualquier ataque fresco. Mientras tanto, verdaderamente los malvados ya lograron su objetivo principal: alienar a buena parte de los 7 millones de musulmanes que habitan el hexágono contra el orden republicano, en esta contienda que ha tomado los contornos de una guerra santa, porque injustificadamente se amalgama islamismo con terrorismo. En el trasfondo, la incontenible ola de inmigrantes que invade las costas europeas del Mediterráneo añade otro componente de preocupación, no solo por el alto costo social que supone mantenerlos en una situación económica particularmente frágil para los países de la Unión Europea, sino también y sobre todo por la inevitable exclusión que esos trashumantes sufrirán al no poder integrarse rápidamente en una sociedad con valores culturales diferentes; y ése ciertamente es un muro sociohistórico difícil de demoler.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia