Columnistas

Suspensión de la Señorial Illimani

¿Será que el Gran Poder, la Fiesta Mayor de los Andes, es manejado por conceptos occidentales?

La Razón / Félix Layme Pairumani

00:08 / 04 de junio de 2013

Nadie es dueño de nada, pero no siempre se piensa así. La fraternidad Señorial Illimani, uno de los conjuntos de morenos más reconocidos de la ciudad, fue excluida de la entrada del Gran Poder 2013. ¿Por qué? Porque cuatro fundadores (de un total de 18) se habían dividido. Por este motivo, la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder (ACFGP) decidió suspender no sólo a los divisionistas sino a toda la fraternidad.

Eso de condenar a priori a los que salen de la norma pasa en todas partes. Pasó en Europa y en el hemisferio sur. Dos ejemplos: Galileo Galilei, por cuestionar los dogmas religiosos, fue condenado a prisión domiciliaria perpetua. Antes lo obligaron a retractarse de sus ideas. Siglos después, la Iglesia le pidió perdón. Cuando Einstein se salió del marco newtoniano, los científicos quedaron azorados y sólo tiempo después comprendieron el advenimiento de la era de la física cuántica.

En el mundo andino, toda unidad es dos, y en ella confluyen las fuerzas latentes para volver a ser dos. Lo mismo ocurre con los ayllus andinos, siempre son dos, los de arriba y los abajo, pues responden al antiguo pensamiento seminal. Habrá, pues, motivos para ser dos y dividirse. Siempre hay los disconformes, así nacen los paradigmas. Por eso hay dos conjuntos de morenos de Rosas de Viacha, de Achacachi y todas las tropas tienen una historia de divisiones, con algunas excepciones, claro está. La misma fraternidad, hoy víctima de censura, nació saliéndose de Los Fanáticos. Naturalmente que el parto fue doloroso. La madre no tiene la culpa de que la hija se vaya tan pronto. Tampoco pueden prohibir el derecho al nacimiento. Pueden tomar la misma línea de donde salieron: colores, estilo e incluso nombres; aunque debe haber distinción de uno y otro, con un adjetivo al nombre original. Así también se heredan los apellidos.

La vida es dinámica y los cambios se dan permanentemente. ¿De dónde concluyen que dividirse es un delito? Eso de que existe una sola visión y una sola realidad es un concepto ajeno y lejano, es occidental. A ellos les gusta la unicidad. ¿Será que la autodenominada Fiesta Mayor de los Andes está manejada por conceptos occidentales? De ser así, sería una contrariedad, y ésta revelaría que el colonialismo ha carcomido a sus organizadores hasta el fondo.

Suspender a la fraternidad Señorial Illimani, uno de los mejores conjuntos y ganador absoluto de las últimas entradas, y peor aún hacerlo sin un debido proceso, no es atinado, es inaudito y atrevido. Con esta decisión, la ACFGP se debilita. Intentar paralizar por un año a un conjunto es matar ilusiones de mucha gente, es dispersar a sus componentes, en fin, es pretender liquidar a una institución y a un conglomerado de reverentes. Los miembros de ambos conjuntos quieren participar bailando para el Señor. Es un sacrilegio prohibir la religiosidad de los devotos.

Las leyes, estatutos y reglamentos se respetan. El artículo 9 del reglamento dice que, en caso de divisiones, la ACFGP sólo reconoce a la mayoría de fundadores; y el artículo 8 establece que no se puede suspender a una fraternidad sin un proceso previo y una resolución del Tribunal de Honor. Por tanto, una suspensión que va en contra del estatuto y del reglamento de la ACFGP es propia de los tiranos. Las mismas bandas de música les dan cátedra a los directivos de la ACFGP. Hay varias bandas con el mismo nombre y que tienen casi el mismo estilo, pero se diferencian tan sólo con un adjetivo; y ninguna de ellas fue suspendida. ¿Existirán otros motivos para suspender a la Señorial Illimani?

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia