Columnistas

Tesoros encontrados por el colonialismo

Ese hallazgo no es más que la muestra de cuánta riqueza fue despojada de este continente.

La Razón / Esteban Ticona

04:12 / 03 de marzo de 2012

La empresa estadounidense Odyssey halló la fragata Nuestra Señora de las Mercedes en 2007, que fue hundida en 1804 frente a las costas de Portugal por un barco inglés. En el bote se encontraron unas 500 mil monedas de plata y de oro, con un peso de 17 toneladas, valoradas en 500 millones de dólares con la efigie de Carlos IV en 1796, fragmentos metálicos y balas de cañón. Desde 2007, Odyssey y España se disputaban judicialmente el botín.

Recientemente, el tribunal de Atlanta dictaminó que la empresa Odyssey devuelva el trofeo a España. Hace pocos días, a bordo de dos aviones Hércules, el tesoro de la fragata llegó a España procedente de Estados Unidos, poniendo así fin a un litigio de cinco años entre España y la empresa cazadora de tesoros Odyssey.

Ante la reacción de los países afectados, España sale nuevamente con varios argumentos, como que los cerca de 500 millones de dólares que vale el tesoro no engrosarán las arcas públicas españolas, mermadas por la aguda crisis que vive su pueblo, y que “la vuelta a la casa” del tesoro es una “satisfacción arqueológica y científica”. Además, se vuelve a sostener que hoy en día hay más tesoros en oro y plata en el mar que en los bancos españoles.

Según el libro Verde del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático Español, durante los cinco siglos de colonización, se habrían hundido más de 800 navíos. De esos, alrededor de 100 transportaban una carga de entre 10 y 25 toneladas de oro y plata, entre monedas y lingotes. Aún es difícil entender el porqué se hundieron los barcos, cuando España dominaba la ruta marítima de la “Carrera de Indias”, que comenzó en 1503 con la “Casa de Contratación de Sevilla”, cuyo tráfico más intenso seguía el paso por el Atlántico hasta el Caribe, aunque algunas embarcaciones fueron objeto de emboscadas de los piratas británicos. ¿Este último argumento apunta a que pensemos que el oro y la plata que poseen los españoles es poco en relación a los robados por los piratas europeos? Pero está claro que, sumados, sigue siendo una enorme cantidad de riqueza sustraída de nuestra Pachamama.

Una acción española de humildad sería que nos devuelvan esa ingente cantidad de monedas de oro y plata, que con seguridad fueron acuñadas en la casa de moneda de Potosí, después de ser extraídas del Cerro Rico o del gran Urqu P’utuxsi, con sangre, sudor y lágrimas de nuestros antepasados.

Hay que recordar que el colonialismo español fue esclavizante y genocida con nuestros antepasados indios y negros. Entre ellos, mineros  que trabajaron hasta su muerte en los socavones de Potosí. En el fondo, ese hallazgo no es más que la muestra palpable de cuánta riqueza fue despojada de este continente hacia el mundo europeo y particularmente a la península ibérica. ¿Será que España aún insista en armar otro museo con el botín encontrado, como las que posee en la Catedral de Sevilla? Hay que recordar que Sevilla fue el puerto desde donde se enviaban negros esclavos traídos de África hacia nuestras tierras, y también el lugar de acopio de nuestra ingente cantidad de riqueza mineral. Ese hecho aún está vivo en ese museo de la catedral, que alberga artefactos católicos fabricados con oro y plata de nuestras tierras.

Ante este hecho, hasta el momento no hemos escuchado alguna voz oficial del Estado Plurinacional que reclame la devolución del botín encontrado. Considero que la descolonización no sólo es interna, sino también externa, y precisamente ocurre un hecho que tiene que llevarnos a la acción de reclamar por las vías formales y diplomáticas la devolución de nuestras monedas de oro y plata encontradas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia